Pasar al contenido principal
Noticias
  • 20.10.2021

Docentes en contextos de crisis: invertir en sus fortalezas, no depender de ellas

Este blog fue publicado originalmente el 5 de octubre de 2021, Día Mundial de los Docentes, por la Red Interagencial para la Educación en Situaciones de Emergencia (INEE, por sus siglas en inglés) y redactado por Danni Falk y Chris Henderson del Teachers College de la Universidad de Columbia.


“Al igual que mis alumnos, sé lo que es perder mi hogar y huir de una guerra que no tenía nada que ver conmigo. Quizás sea esa la razón por la que quise venir a trabajar aquí y marcar una diferencia para estos niños”. - Francis Ocaya, docente, Uganda.

Los docentes se encuentran en el corazón mismo del aprendizaje, el bienestar y el desarrollo integral de los niños y niñas. En el Día Mundial de los Docentes de este año, reconocemos que “los docentes también están en el centro de la recuperación de la educación”, ya que los sistemas escolares de todo el mundo continúan lidiando con la actual pandemia sanitaria de COVID-19. Si bien la escala y el alcance de la pandemia no tienen precedentes (supuso la interrupción de los procesos de enseñanza y aprendizaje para 1.600 millones de estudiantes y de las actividades de más de 100 millones de docentes y personal escolar), el número de docentes que han impartido clase en medio de conflictos, crisis y desplazamientos durante décadas es inconmensurable (Sherif, Brooks y Mendenhall, 2020). 

Docentes como Francis, quien creció y asistió a la escuela en un campo de desplazados internos en el norte de Uganda durante los disturbios civiles y la violencia provocada por el Ejército de Resistencia del Señor, lo saben muy bien. En la actualidad, Francis da clase a niños y jóvenes de Sudán del Sur en un asentamiento de refugiados en la misma comunidad donde él vivió como desplazado Esta experiencia compartida con sus alumnos, lo que Jackie Kirk y Rebecca Winthrop acuñaron como una “calificación alternativa” de los docentes que trabajan en contextos de crisis, motiva a Francis a trabajar con niños, niñas y jóvenes refugiados, y lo sitúa en una posición única para comprender y responder a las adversidades a las que se enfrenta su alumnado.

A pesar de sus habilidades y fortalezas como docente, no podemos esperar que Francis o sus colegas realicen esta labor solos. Sin embargo, es muy habitual que los docentes se sientan ignorados y poco apoyados. Los docentes que trabajan en contextos de crisis —que pueden ser docentes de la educación pública que trabajan con estudiantes refugiados, docentes desplazados internos o refugiados— se enfrentan a complejos desafíos en su práctica docente y rara vez reciben el apoyo que necesitan para llevar a cabo su trabajo de manera significativa. 

Es bien sabido que, en medio de una crisis, el desarrollo profesional docente puede ser irregular, descoordinado y de calidad incierta (Burns y Lawrie, 2015), las políticas de gestión docente pueden con frecuencia restringir las compensaciones, los beneficios y el compromiso a largo plazo con la profesión (Mendenhall Gómez y Varni, 2018) y se ignora el bienestar de los docentes a pesar de que su trabajo es estresante por naturaleza (Falk et al., 2019, 2021; INEE, 2021). Además, el desarrollo profesional que recibe la constelación de agentes que trabajan en estrecha colaboración con los docentes, especialmente sus supervisores y líderes escolares, es insuficiente para crear un clima escolar positivo que les permita realizar su trabajo de manera eficaz (Mendenhall et al., 2021). Ha llegado la hora de que se produzca un cambio. 

En un esfuerzo por impulsar este cambio, el Grupo Colaborativo de la INEE sobre docentes en contextos de crisis reunió a un grupo de actores humanitarios y de desarrollo para preparar un llamado a la acción inicial con el objetivo transformar el apoyo intersectorial brindado a los docentes en contextos de crisis. Este llamado, que consta de cinco puntos de acción de centrados en la gestión de los docentes, su desarrollo profesional, su bienestar y el liderazgo y la gobernanza escolar, insta a la comunidad internacional a:

  1. Priorizar a los docentes desde el comienzo mismo de una emergencia, hasta la recuperación y el desarrollo, con mayores inversiones financieras, mejores datos y una planificación eficaz para que un número adecuado de docentes, incluidas mujeres y docentes pertenecientes a minorías, puedan desarrollar su labor donde y cuando más se los necesita.
  2. Respetar a los docentes, incluidos los voluntarios y facilitadores, como individuos y profesionales con políticas de contratación, términos retributivos y laborales y condiciones de trabajo adecuados y equitativos.
  3. Favorecer que los docentes apoyen a todos los estudiantes, invirtiendo continuamente y mejorando de forma drástica la naturaleza y la calidad de la preparación de los docentes, el desarrollo profesional continuo y el apoyo sostenido.
  4. Apoyar el bienestar de los docentes, reconociendo el impacto de las crisis en sus propias vidas y en su capacidad para realizar su trabajo, y brindando un apoyo integral a los docentes en los planos individual, escolar, comunitario y nacional.
  5. Tomar en consideración los conocimientos, experiencias y opiniones de los docentes, incluyéndolos en los órganos de toma de decisiones y los mecanismos de coordinación, el diseño y la implementación de programas y las iniciativas de investigación.

Durante los próximos meses, el Grupo Colaborativo de la INEE sobre docentes en contextos de crisis, en asociación con la Fundación LEGO, la Internacional de la Educación, Oxfam, la UNESCO y el Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030, lo invita a participar en una serie de eventos que contribuirán, mejorarán y movilizarán este nuevo llamado a la acción.  La serie de eventos sobre docentes en contextos de crisis 2021-2022 brindará una oportunidad para que todos mejoremos de manera colectiva y eficaz y nos comprometamos con el llamado a la acción. También nos ayudará a comprender cómo podemos impulsar esta agenda mundial para mejorar el apoyo a los docentes a lo largo de sus carreras.

A través de varias reuniones virtuales que se celebrarán entre 2021 y 2022, se le invita encarecidamente a:

  • Escuchar y aprender con docentes, profesionales, legisladores, investigadores y donantes que compartirán enfoques prometedores y desafíos persistentes en las políticas, la práctica y la investigación. Participe en este debate y construya una base empírica sobre cómo mejorar el apoyo a los docentes presentando un estudio de caso sobre gestión docente, desarrollo profesional docente, bienestar docente o gobernanza y liderazgo escolar antes del viernes 15 de octubre.
  • Colaborar y comprometerse con diversas partes interesadas de los sectores humanitarios y de desarrollo para analizar, revisar y mejorar el llamado a la acción. Ayúdenos a formular recomendaciones a las partes interesadas sobre la mejor manera de movilizar y promulgar esta agenda mundial de manera que transforme nuestro apoyo a los docentes. 
  • Involucrar y empoderar a los docentes, quienes compartirán sus perspectivas y experiencias escribiendo y enviando sus relatos, los cuales compartiremos a lo largo de la serie de eventos. Se pretende con ello llamar la atención sobre la función fundamental que desempeñan los docentes y situarlos como expertos en la descripción de sus funciones y responsabilidades y del apoyo que necesitan para desempeñar su labor de manera eficaz a lo largo de sus carreras.

Si bien hoy, en el Día Mundial de los Docentes, la comunidad internacional celebra el increíble trabajo de este grupo, también debemos reflexionar sobre los desafíos a los que se enfrentan y reconocer nuestra responsabilidad colectiva de brindarles el apoyo que merecen. En este proceso, debemos reconocer las habilidades y los conocimientos que docentes como Francis aportan a las aulas de las comunidades afectadas por las crisis en todo el mundo. 

Al mismo tiempo, no podemos permitir que nuestra celebración del trabajo de los docentes nos lleve a la complacencia. Debemos reconocer a los docentes como líderes en la respuesta de sus comunidades a los desastres, la recuperación tras las guerras y la preparación para el cambio climático, y al mismo tiempo priorizar las condiciones que inhiben el pleno potencial de su trabajo. 

Durante la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año, los líderes mundiales comprometieron fondos por valor de 138,1 millones de dólares de los Estados Unidos para Education Cannot Wait (La educación no puede esperar), un fondo de apoyo a la educación en situaciones de emergencia. Esa misma semana, la Fundación LEGO comprometió 150 millones de dólares de los Estados Unidos para las iniciativas de UNICEF encaminadas a que los niños y las niñas retomen la escuela. En este mundo pospandémico, la educación ocupa un lugar central. 

Es una oportunidad única para invertir en las fortalezas de los docentes, no para depender de ellas. Debemos abordar las barreras estructurales y sistémicas, no evitarlas ni conformarnos con el statu quo.

Participe en la serie de eventos sobre docentes en contextos de crisis 2021-2022 mientras continuamos trabajando con y para los docentes en transformar el apoyo sectorial a los educadores en contextos de crisis. Para obtener más información sobre cómo participar en la serie de eventos, comuníquese con: eventseries@inee.org.


Fotografía: Docente en Colombia. 2016. Copyright Edgar León / NRC.

Las denominaciones empleadas en este artículo y la forma en que aparecen presentados los datos no implican, de parte de la UNESCO y del Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030, juicio alguno sobre la condición jurídica de países, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni sobre la delimitación de sus fronteras o límites. Los autores se hacen responsables de las ideas y opiniones que aquí expresan, las cuales no reflejan necesariamente las de la UNESCO, ni comprometen a la Organización.

Noticias
  • 28.05.2021

El Equipo Especial sobre Docentes presenta una campaña internacional para dar impulso a la financiación destinada a la profesión docente

1 de junio. El Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030 presenta una campaña para realizar un llamado dirigido a los gobiernos y la comunidad de donantes con el objetivo de incrementar, con urgencia, la financiación de los docentes y la docencia. A fin de facilitar la recuperación de los sistemas educativos tras la crisis ocasionada por la COVID-19 e incrementar su resiliencia, es necesario que se produzca dicho aumento, el cual también resulta crucial para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible —sobre todo el relativo a la educación y las metas conexas—.

La cualificación y motivación de los docentes representan los factores escolares más importantes para brindar una educación de calidad. A escala mundial, sin embargo, se observan dos grandes problemas: el número de docentes es insuficiente y muchos de ellos no cuentan con la formación necesaria.

Estas dificultades afectan de forma desproporcionada a las personas ya de por sí desfavorecidas. Las zonas pobres y remotas presentan importantes carencias de docentes, lo cual hace que la ratio de estudiantes aumente y que el tiempo dedicado al aprendizaje disminuya. Este “déficit de docentes” —de naturaleza tanto cuantitativa como cualitativa— constituye uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el mundo en materia educativa.

Los sistemas educativos han afrontado retos sin precedentes a causa de la crisis ocasionada por la COVID-19 y los cierres de escuelas resultantes. Dicha crisis constituye una importante amenaza que puede ralentizar los progresos registrados en aras de muchos de los objetivos de desarrollo internacionales —sobre todo de los relacionados con la educación—. Asimismo, es probable que agrave la crisis mundial del aprendizaje y agudice las desigualdades educativas, pues las personas más pobres sufren una carga desproporcionada. Los presupuestos educativos están sometidos a una gran presión; sobre todo, en los países de ingreso mediano y bajo. La disminución del gasto público ha venido acompañada de la gran presión financiera que sufren las familias a causa de la incipiente recesión global.

Esta coyuntura crítica ha evidenciado que es necesario mantener y aumentar la inversión tanto nacional como internacional en los docentes y la docencia —en especial, en lo relativo a los salarios, que constituyen la partida más prominente de los presupuestos educativos—. Los objetivos primordiales de impartir enseñanza de recuperación y de velar por que esta generación de estudiantes no quede a la deriva también ponen de relieve la necesidad de potenciar las inversiones, de modo que los docentes dispongan de la preparación y el apoyo necesarios para afrontar los desafíos planteados por la crisis.

La campaña del Equipo Especial sobre Docentes tiene por objeto garantizar el cumplimiento del compromiso de la comunidad internacional consistente en, de aquí a 2030, aumentar considerablemente la oferta de docentes calificados, incluso mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo. Más específicamente, se realizará un llamado destinado a aumentar la financiación invertida para:

  1. mantener los salarios y mejorar las condiciones de trabajo a fin de captar a profesionales de calidad;
  2. mejorar el desarrollo profesional continuo de los docentes; y
  3. velar por la salud y seguridad de los docentes y estudiantes, además de proporcionarles apoyo psicosocial.

 

Ha llegado la hora de invertir en la profesión docente, pues así garantizaremos una recuperación sostenible tras la crisis y prepararemos a los alumnos de cara al futuro. Únase a nosotros y ayúdenos a realizar un llamado dirigido a los responsables de la adopción de decisiones y a las organizaciones financieras internacionales con el objetivo de que, en la medida de lo posible, inviertan en los docentes de la actualidad, pues el futuro depende de esta profesión.

Para obtener más información y firmar el llamado, visite la página web de la campaña.

Blog
  • 23.03.2021

La vacunación de los docentes es crucial para garantizar el regreso a la escuela

Esta entrada de blog se publicó por primera vez el 15 de marzo de 2021, en el sitio web de la Alianza Mundial para la Educación.

En un momento en el que los países aplican planes para inmunizar a sus poblaciones contra la COVID-19, la urgente necesidad de vacunar a los docentes es una preocupación cada vez más acuciante. Pero ¿se prioriza a los docentes en los planes nacionales? A continuación se resumen las medidas que están adoptando algunos países en favor de los docentes, así como recomendaciones sobre por qué los docentes deben considerarse un grupo prioritario.

En un momento en el que los países siguen adelante con los planes para inmunizar a sus poblaciones contra la COVID-19, la urgente necesidad de vacunar a los docentes es una preocupación cada vez más acuciante. La pandemia ha paralizado los sistemas educativos de todo el mundo.

En abril de 2020, la mayoría de las escuelas del mundo estaban cerradas. A fin de acelerar su reapertura, los países deben actuar para proteger la salud, la seguridad y el bienestar de los docentes. Se trata de un requisito previo fundamental para recuperar la normalidad de la docencia y el aprendizaje presenciales, así como la muy necesaria función de socialización que tiene la educación.

En diciembre de 2020, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y Education International (EI), la federación internacional de sindicatos de docentes, hicieron un llamamiento a los gobiernos y a la comunidad internacional a fin de que tuvieran en cuenta la importancia crítica que reviste la vacunación de los docentes y el personal escolar.

Tal y como afirman la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, y el Secretario General de EI, David Edwards, en su mensaje de vídeo conjunto:

 

“Es imprescindible volver a abrir las escuelas y las instituciones educativas en condiciones seguras y mantenerlas abiertas tanto tiempo como sea posible. En este contexto, a medida que vamos viendo avances positivos respecto a la vacunación, creemos que los docentes y el personal educativo auxiliar deben considerarse un grupo prioritario”.

 

Ya en marzo de 2020, el Equipo Especial sobre Docentes había hecho un llamamiento internacional a la acción en favor de los docentes para resaltar medidas críticas que deben adoptar los países en relación con los docentes durante la pandemia mundial, las cuales incluyen la “protección de la salud, la seguridad y el bienestar de los docentes y los alumnos”.

Este mensaje se reafirmó durante la sesión extraordinaria de la Reunión Global sobre la Educación (GEM 2020), celebrada por la UNESCO en octubre de 2020. En dicha reunión, diversos jefes de Estado y ministros se comprometieron a respaldar a todos los docentes y al personal educativo en calidad de trabajadores de primera línea y a priorizar su salud y seguridad.

 

¿Qué países están vacunando a los docentes?

El Equipo Especial sobre Docentes señala que, a pesar de la urgencia de proteger a los docentes y otro personal educativo y de los esfuerzos de la comunidad internacional por promover su priorización durante la vacunación, dicha priorización no está sistematizada en los planes nacionales, una situación que se debe en parte a un proceso de vacunación lento a escala mundial.

En los casos donde existen planes de vacunación bien definidos, la mayoría de países suelen dar prioridad a los trabajadores de la atención de la salud, las personas mayores y aquellas con enfermedades preexistentes por las que tienen un mayor riesgo de contraer el virus.

Una excepción a lo anterior es el caso de la jurisdicción de Nueva Delhi, en la India, donde todos los miembros del personal —incluidos los docentes— activamente implicados en las iniciativas de gestión municipales contra la COVID-19 se vacunarán de manera prioritaria como trabajadores de primera línea.

Chile ha constatado un cierto éxito en su programa de vacunación de docentes. Para preparar el regreso a las aulas, el Gobierno de Chile incluyó a los docentes y a los trabajadores del sector educativo de manera temprana en el esfuerzo de vacunación masivo del país. Durante tan solo las dos semanas precedentes al inicio del curso escolar, más de la mitad de los 513.000 docentes y trabajadores del sector educativo del país fueron vacunados a tiempo.

UNICEF/ Raphael Puget/UNI342143
Durante la pandemia, una docente enseña árabe en un centro para niñas que han sufrido violencia de género en Nuakchot, Mauritania.
Crédito: UNICEF/Raphael Puget/UNI342143

 

Los docentes en la segunda ola de vacunación

En otros países, los docentes se incluyen en el segundo grupo prioritario para recibir la vacunación. Este es el caso de la ArgentinaColombia y Turquía. En Viet Nam, se otorga una mayor prioridad a los docentes, ya que se vacunarán en el mismo grupo al que pertenecen los ciudadanos mayores y las personas con enfermedades crónicas, así como otros trabajadores que prestan servicios esenciales y los diplomáticos.

Mientras tanto, en el Reino Unido, los docentes se incluyen como segundo grupo prioritario junto con los equipos de respuesta inicial, el ejército, los profesionales que trabajan en el sistema judicial, los profesionales del sector del transporte y los funcionarios esenciales en la respuesta contra la pandemia. Esta clasificación ha sido cuestionada por diversos ciudadanos que han puesto en marcha una petición en línea dirigida al Parlamento a fin de priorizar a los docentes y al personal escolar o al cargo del cuidado infantil.

En el plan de tres fases de Sudáfrica, los docentes se incluyen en un grupo prioritario de segundo nivel muy extenso que comprende cerca de 17 millones de personas, entre ellas, trabajadores esenciales como agentes de policía, personas que residen en lugares con una elevada concentración de población —como cárceles y refugios—, personas de 60 años de edad o más, y personas con diversas comorbilidades.

De manera indirecta, algunos países han dado preferencia a los docentes adoptando el enfoque de priorizar a los trabajadores en general, a fin de reactivar la economía. En Indonesia, los docentes junto con las personas mayores conforman un segundo grupo prioritario en el plan de vacunación nacional. El país tiene previsto vacunar a 5 millones de docentes para junio.

De modo similar, en Bangladesh se comunicó a principios de febrero que se vacunaría a todos los docentes de primaria y que, para finales de mes, los docentes de menos de 40 años registrados en la lista de la Dirección de Salud podrían inscribirse en línea para recibir la vacuna.

Conforme la aplicación de planes de vacunación ha ido en aumento a escala mundial, se han adquirido compromisos importantes. En los Estados Unidos, se ha pedido a todos los estados que prioricen a los docentes en las iniciativas de vacunación, de conformidad con el objetivo establecido de que, para finales de marzo, todos los docentes de educación preescolar a educación secundaria y el personal al cargo del cuidado infantil hayan recibido la primera dosis.

De modo similar, el Ministerio de Educación de Singapur anunció que empezaría a vacunar a 150.000 docentes y otro personal de instituciones educativas a partir de principios de marzo.

La información disponible sobre los países africanos es escasa. Sin embargo, Rwanda, que a principios de marzo recibió 347.000 dosis de la vacuna mediante la iniciativa COVAX respaldada por las Naciones Unidas, ha hecho hincapié en la vacunación de docentes. Al respecto, el Ministerio de Salud ha declarado que: “Los docentes forman parte de los trabajadores de primera línea que se están vacunando contra la COVID-19”.

En otros puntos del continente, los docentes de Uganda se incluirán en el segundo grupo prioritario después de los trabajadores de la atención de la salud y el personal de seguridad, mientras que Kenya también ha considerado a los docentes como un grupo de alta prioridad, tras los trabajadores de la atención de la salud y el personal de seguridad pero antes que las personas con posibles comorbilidades y las que tienen más de 58 años.

 

Los docentes a los que se sigue sin tener en cuenta

En otros países como Italia y el Brasil, los docentes quedan relegados a un puesto inferior en los planes nacionales de priorización de las vacunas. El Brasil ha agrupado a los docentes con el personal de seguridad y el personal penitenciario, una situación que ha provocado huelgas en São Paulo para protestar, entre otras cuestiones, por los riesgos sanitarios a los que hacen frente los docentes en las escuelas.

En la Federación de Rusia, existe un cierto recelo ante la vacuna que puede obstaculizar los esfuerzos por vacunar a los docentes —a pesar de la alta prioridad que se les otorga junto con el personal médico y los trabajadores sociales— en las etapas iniciales de la vacunación masiva.

Recientemente, han surgido nuevas estadísticas que revelan que dos terceras partes de los países más pobres sufrirán recortes presupuestarios en el sector de la educación. Este dato supone un problema por diversos motivos, de los cuales dos de los principales son la necesidad de vacunar a los docentes y de contratar a personal a fin de afrontar los retos relacionados con el aumento de la carga de trabajo, la tasa de abandono de docentes y la enfermedad.

Muchos países de ingreso bajo tienen pocas posibilidades de obtener suficientes dosis para vacunar a sus docentes durante cierto tiempo. Esto supone una enorme presión para los docentes, que deben impartir clase presencialmente sin estar vacunados, con lo que ponen en riesgo tanto su salud como la de los demás.

Un reciente estudio indica que, sin una mayor cooperación internacional, más de 85 países pobres no dispondrán de acceso generalizado a las vacunas contra el coronavirus antes del año 2023.

 

Recomendaciones

Ante la situación mundial descrita anteriormente, el Equipo Especial sobre Docentes formula las recomendaciones siguientes:

  • Tal y como han instado la UNESCO y Education International, los docentes deben considerarse trabajadores de primera línea y un grupo de alta prioridad que debe vacunarse de manera temprana para garantizar que las escuelas puedan volver a abrir en condiciones de seguridad a fin de impartir educación presencial.
  • Los gobiernos deben colaborar con los sindicatos de docentes para asegurarse de que todas las escuelas sigan respetando estrictamente las normas a fin de realizar su actividad de manera segura, y que los docentes sin vacunar tengan acceso a atención psicológica y socioemocional, licencia de enfermedad y apoyo por parte de los dirigentes de la escuela y las autoridades centrales o del distrito.
  • En los casos en que los grupos de alta prioridad requieran ser identificados para acceder a la vacunación, los ministerios pertinentes deben garantizar que las listas de docentes sean precisas y que los docentes cuenten con la identificación adecuada.
  • Las lecciones aprendidas de pandemias anteriores deben fundamentar los planes de distribución de vacunas a fin de garantizar que se instauren eficazmente mecanismos de difusión y que estos funcionen de forma eficiente para que todos los docentes tengan acceso a los mismos, incluidos aquellos de regiones remotas.
  • Los gobiernos deben asegurarse de que se disponga de los fondos necesarios para respaldar el proceso de vacunación a fin de garantizar la seguridad de los docentes y el personal educativo auxiliar, así como la reapertura de las escuelas en condiciones de seguridad.

***

Crédito de la fotografía de portada: Bret Bostock/Flickr
Pie de foto: Una jeringuilla médica con una vacuna

 

Noticias
  • 07.09.2020

Apoyo a los docentes en los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela: caja de herramientas para dirigentes escolares

La reapertura de las escuelas cerradas debido a la COVID-19 plantea muchas dudas entre los dirigentes escolares. Ante todo, deben proteger la seguridad y la salud de la comunidad educativa. Además, deben garantizar que los trabajadores escolares de primera línea (docentes y personal de apoyo a la educación) disponen de la ayuda, la protección y las herramientas necesarias para reanudar su labor. Los docentes han desempeñado un papel decisivo durante el cierre de las escuelas en la medida en que han garantizado la continuación del aprendizaje y han mantenido el contacto con los alumnos y sus familias. Su función durante la reapertura de las escuelas será igual de importante.

La UNESCO, el Equipo Especial sobre Docentes y la Organización Internacional del Trabajo han publicado una caja de herramientas para dirigentes escolares como ayuda y protección de los docentes y el personal de apoyo a la educación en la vuelta a la escuela. La caja de herramientas complementa el Marco para la reapertura de las escuelas adjunto y las orientaciones en materia de políticas del Equipo Especial que se publicaron el mes pasado. En ella, las siete dimensiones definidas en las orientaciones de políticas se desglosan en una serie de preguntas orientadoras y consejos ejecutables.

Con la reapertura de las escuelas, vamos conociendo mejor los desafíos y las oportunidades que afrontan los dirigentes escolares y toda la comunidad escolar. Durante los próximos meses, esperamos escuchar las experiencias y enseñanzas de los trabajadores de primera línea y compartirlas con ustedes.

 

Figura 1. Siete dimensiones de apoyo a los docentes y el personal escolar en la reapertura de las escuelas

toolkit

La caja de herramientas reconoce la importancia del contexto local. En muchos países la pandemia cambia cada día. La decisión sobre el momento de reabrir las escuelas dependerá de numerosas consideraciones de ámbito local, y es posible que lo que resulta adecuado para una escuela no lo sea para otra. En todos los contextos, los dirigentes escolares deberán establecer prioridades y reconocer que quizás sea necesario encontrar soluciones de compromiso. A fin de facilitar el distanciamiento físico, por ejemplo, es posible que las escuelas tengan que reducir el número de docentes y alumnos en el recinto escolar, reabriendo de forma selectiva y escalonando la vuelta a las aulas por curso o nivel. Es posible también que tengan que conceder privilegios a determinados segmentos de la población o grupos de alumnos, como los vulnerables y en situación de riesgo, o los hijos de trabajadores esenciales. En algunos casos, tal vez deba contemplarse la posibilidad de cerrarlas de nuevo. Otra posibilidad es que se reasignen los recursos disponibles para garantizar la adecuación de las instalaciones y los equipos de seguridad, o para preparar mejor a los docentes y al personal de apoyo a la educación.

La caja de herramientas muestra que los dirigentes escolares, al adaptar las directivas nacionales para planificar la reapertura de las escuelas, tendrán que abordar cuestiones clave relacionadas con los docentes y el personal de apoyo a la educación.

 

  • La importancia de la consulta y la comunicación

Los docentes, el personal escolar y las organizaciones que los representan deben participar activamente en el establecimiento de políticas y planes para la reapertura, que incluyan medidas de seguridad y salud en el trabajo para proteger al personal. La comunicación con los docentes, los alumnos y el personal de apoyo a la educación en lo referente a la reapertura puede garantizar la claridad de las expectativas y poner de relieve su papel en el éxito de los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela de manera segura e inclusiva, incluido el bienestar general, así como el proceso de recuperación de la enseñanza y el aprendizaje.

A medida que las autoridades centrales tomen la decisión de reabrir las escuelas, será importante comunicarse, desde un primer momento y de forma clara y periódica, con los padres y las comunidades escolares con el fin de entender sus preocupaciones y promover el apoyo a los planes de reapertura. Los padres querrán saber qué medidas de protección se han aplicado para minimizar los riesgos sanitarios, además de cuál es el compromiso permanente del centro con los principios y objetivos educativos fundamentales. Los docentes son a menudo el primer punto de contacto con los padres, por lo que deben estar preparados para asegurar que se informa a todo el mundo continuamente.

Descargar: Sección I - DIÁLOGO SOCIAL Y COMUNICACIÓN

 

  • Tranquilizar a los docentes y al personal escolar sobre su salud, seguridad y derechos

La preocupación por el bienestar de los docentes, el personal de apoyo y los alumnos es un elemento central de la toma de decisiones. Es importante encontrar el equilibrio entre el deseo de volver a la escuela y los riesgos y las necesidades de los profesores, el personal de apoyo y los alumnos, con miras a satisfacer las necesidades de los miembros más vulnerables de la comunidad escolar.

Las respuestas en el ámbito escolar pueden incluir la evaluación y el apoyo psicológicos y socioemocionales continuos a los docentes y alumnos. Los dirigentes escolares y los docentes deben tener libertad para atender sus propias necesidades, cuidar de sí mismos y controlar su propio estrés. Los dirigentes escolares pueden ayudar a desarrollar capacidades de gestión del estrés y mecanismos de afrontamiento de los docentes, para que puedan enseñar de forma eficaz y prestar a los estudiantes el tan necesario apoyo psicosocial. También es crucial entender que las escuelas son un lugar de trabajo y que ahora es más importante que nunca respetar los derechos y las condiciones de las personas que trabajan en ellas.

 

 “Antes de que reabrieran las escuelas, los docentes estaban preocupados por cómo reanudar las clases sin contagiarse, igual que los padres. Había muchos alumnos por clase y no teníamos mascarillas ni instalaciones de agua, saneamiento e higiene. Nos habría sido de gran ayuda hablar con personal sanitario. También habría resultado tranquilizador contar con psicólogos en las escuelas que facilitaran asistencia psicosocial. Al final, conseguimos obtener suficientes instalaciones de saneamiento y mascarillas gracias a una ONG, y solo un curso volvió a la escuela para prepararse para los exámenes. Además, dividimos las clases en dos”, afirmó un director de escuela primaria de Uagadugú (Burkina Faso).

Descargar:

Sección II - SEGURIDAD Y SALUD FÍSICA ESCOLAR

Sección III - BIENESTAR PSICOLÓGICO Y SOCIOEMOCIONAL

Sección V - ASIGNACIÓN, DERECHOS Y CONDICIONES DE TRABAJO DEL PERSONAL

 

  • Utilizar el conocimiento especializado de los docentes en el nuevo entorno de clase

En la mayoría de los contextos, la vuelta de los niños a las aulas no será igual que en circunstancias normales. En algunos casos, solo acudirá presencialmente una parte de los estudiantes o se establecerán turnos dobles. Las unidades didácticas, la evaluación y los planes de estudios en general deben adaptarse, y se tendrán que desarrollar e implantar clases de recuperación.

Los dirigentes escolares deben asegurar que los docentes tengan la capacidad de tomar decisiones sobre la enseñanza y el aprendizaje. A tal fin, pueden trabajar con los docentes para ajustar los planes de estudio y la evaluación en función de los calendarios escolares revisados y las instrucciones recibidas de las autoridades centrales. Además, deben apoyar a los docentes en la reorganización de las aulas para permitir el aprendizaje acelerado y las medidas correctivas, respetando al mismo tiempo las normas de distanciamiento físico.

El papel fundamental de los docentes a la hora de reconocer las deficiencias en el aprendizaje y formular respuestas pedagógicas sigue siendo esencial. Esto adquiere una especial relevancia en el caso de los grupos vulnerables, entre ellos las familias de bajos ingresos, las niñas, los alumnos con necesidades especiales o con discapacidad, de minorías étnicas o culturales, y quienes viven en zonas rurales remotas sin acceso a la educación a distancia.

En la gestión de la vuelta a la escuela, es importante que los docentes y el personal de apoyo educativo reciban preparación profesional adecuada para asumir sus responsabilidades y cumplir con las expectativas. La formación, el aprendizaje entre pares y la colaboración con otros docentes, tanto dentro de la escuela como en un contexto más amplio, serán fundamentales. Ese apoyo tiene especial importancia cuando el tiempo de los docentes puede verse sometido a mayor presión si se les exige que impartan educación tanto presencial como a distancia.

Descargar: Sección IV - PREPARACIÓN Y APRENDIZAJE DE LOS DOCENTES

 

Esta es la primera edición de la caja de herramientas elaborada con el propósito de ayudar a los dirigentes escolares a ofrecer apoyo a los docentes y otro personal educativo en los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela durante la pandemia de COVID-19. Se ha redactado como un documento abierto que se actualizará a finales de julio de 2020 con la información nueva y las lecciones aprendidas a medida que evoluciona la crisis y la respuesta a esta.

Descargar la Caja de herramientas

 

Evento
  • 12.05.2020

Seminario Web para América Latina y el Caribe: No dejar a nadie atrás en tiempos de la pandemia del COVID-19

El  Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030 está organizando un seminario web sobre la situación del personal docente y apoyos necesarios para su labor en tiempos de Covid-19 en América Latina

Este webinar abarcará 3 dimensiones prioritarias para la región, compartiendo experiencias de diversos actores en el contexto latinoamericano, respecto a: 

  • Seguridad laboral y condiciones de trabajo del profesorado, abordado los desafíos, demandas y acciones realizadas desde la perspectiva de actores gremiales y de los gobiernos.
  • Formación, herramientas y soporte para la educación a distancia, en diferentes formatos, considerando los desafíos de la contextualización, pertinencia, flexibilidad del aprendizaje en el contexto de crisis y la accesibilidad y equidad para grupos que tienden a quedar más excluidos.
  • Soporte socio-emocional, tanto el que requieren las y los profesores, como las competencias que ellos requieren para apoyar a las familias y estudiantes

Este seminario web proporcionará un espacio para los encargados de formular políticas, expertos, académicos, así como para las organizaciones intergubernamentales y las ONG que trabajan en la región para intercambiar políticas y estrategias.

Como también apunta a consolidar redes en la región, se alienta la participación de miembros y no miembros del Equipe especial sobre docentes.

El seminario web se llevará a cabo en español.

Para más información, contacte Emilia Soto Echeverri e.soto-echeverri@unesco.org