Pasar al contenido principal
Noticias
  • 20.10.2021

Docentes en contextos de crisis: invertir en sus fortalezas, no depender de ellas

Este blog fue publicado originalmente el 5 de octubre de 2021, Día Mundial de los Docentes, por la Red Interagencial para la Educación en Situaciones de Emergencia (INEE, por sus siglas en inglés) y redactado por Danni Falk y Chris Henderson del Teachers College de la Universidad de Columbia.


“Al igual que mis alumnos, sé lo que es perder mi hogar y huir de una guerra que no tenía nada que ver conmigo. Quizás sea esa la razón por la que quise venir a trabajar aquí y marcar una diferencia para estos niños”. - Francis Ocaya, docente, Uganda.

Los docentes se encuentran en el corazón mismo del aprendizaje, el bienestar y el desarrollo integral de los niños y niñas. En el Día Mundial de los Docentes de este año, reconocemos que “los docentes también están en el centro de la recuperación de la educación”, ya que los sistemas escolares de todo el mundo continúan lidiando con la actual pandemia sanitaria de COVID-19. Si bien la escala y el alcance de la pandemia no tienen precedentes (supuso la interrupción de los procesos de enseñanza y aprendizaje para 1.600 millones de estudiantes y de las actividades de más de 100 millones de docentes y personal escolar), el número de docentes que han impartido clase en medio de conflictos, crisis y desplazamientos durante décadas es inconmensurable (Sherif, Brooks y Mendenhall, 2020). 

Docentes como Francis, quien creció y asistió a la escuela en un campo de desplazados internos en el norte de Uganda durante los disturbios civiles y la violencia provocada por el Ejército de Resistencia del Señor, lo saben muy bien. En la actualidad, Francis da clase a niños y jóvenes de Sudán del Sur en un asentamiento de refugiados en la misma comunidad donde él vivió como desplazado Esta experiencia compartida con sus alumnos, lo que Jackie Kirk y Rebecca Winthrop acuñaron como una “calificación alternativa” de los docentes que trabajan en contextos de crisis, motiva a Francis a trabajar con niños, niñas y jóvenes refugiados, y lo sitúa en una posición única para comprender y responder a las adversidades a las que se enfrenta su alumnado.

A pesar de sus habilidades y fortalezas como docente, no podemos esperar que Francis o sus colegas realicen esta labor solos. Sin embargo, es muy habitual que los docentes se sientan ignorados y poco apoyados. Los docentes que trabajan en contextos de crisis —que pueden ser docentes de la educación pública que trabajan con estudiantes refugiados, docentes desplazados internos o refugiados— se enfrentan a complejos desafíos en su práctica docente y rara vez reciben el apoyo que necesitan para llevar a cabo su trabajo de manera significativa. 

Es bien sabido que, en medio de una crisis, el desarrollo profesional docente puede ser irregular, descoordinado y de calidad incierta (Burns y Lawrie, 2015), las políticas de gestión docente pueden con frecuencia restringir las compensaciones, los beneficios y el compromiso a largo plazo con la profesión (Mendenhall Gómez y Varni, 2018) y se ignora el bienestar de los docentes a pesar de que su trabajo es estresante por naturaleza (Falk et al., 2019, 2021; INEE, 2021). Además, el desarrollo profesional que recibe la constelación de agentes que trabajan en estrecha colaboración con los docentes, especialmente sus supervisores y líderes escolares, es insuficiente para crear un clima escolar positivo que les permita realizar su trabajo de manera eficaz (Mendenhall et al., 2021). Ha llegado la hora de que se produzca un cambio. 

En un esfuerzo por impulsar este cambio, el Grupo Colaborativo de la INEE sobre docentes en contextos de crisis reunió a un grupo de actores humanitarios y de desarrollo para preparar un llamado a la acción inicial con el objetivo transformar el apoyo intersectorial brindado a los docentes en contextos de crisis. Este llamado, que consta de cinco puntos de acción de centrados en la gestión de los docentes, su desarrollo profesional, su bienestar y el liderazgo y la gobernanza escolar, insta a la comunidad internacional a:

  1. Priorizar a los docentes desde el comienzo mismo de una emergencia, hasta la recuperación y el desarrollo, con mayores inversiones financieras, mejores datos y una planificación eficaz para que un número adecuado de docentes, incluidas mujeres y docentes pertenecientes a minorías, puedan desarrollar su labor donde y cuando más se los necesita.
  2. Respetar a los docentes, incluidos los voluntarios y facilitadores, como individuos y profesionales con políticas de contratación, términos retributivos y laborales y condiciones de trabajo adecuados y equitativos.
  3. Favorecer que los docentes apoyen a todos los estudiantes, invirtiendo continuamente y mejorando de forma drástica la naturaleza y la calidad de la preparación de los docentes, el desarrollo profesional continuo y el apoyo sostenido.
  4. Apoyar el bienestar de los docentes, reconociendo el impacto de las crisis en sus propias vidas y en su capacidad para realizar su trabajo, y brindando un apoyo integral a los docentes en los planos individual, escolar, comunitario y nacional.
  5. Tomar en consideración los conocimientos, experiencias y opiniones de los docentes, incluyéndolos en los órganos de toma de decisiones y los mecanismos de coordinación, el diseño y la implementación de programas y las iniciativas de investigación.

Durante los próximos meses, el Grupo Colaborativo de la INEE sobre docentes en contextos de crisis, en asociación con la Fundación LEGO, la Internacional de la Educación, Oxfam, la UNESCO y el Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030, lo invita a participar en una serie de eventos que contribuirán, mejorarán y movilizarán este nuevo llamado a la acción.  La serie de eventos sobre docentes en contextos de crisis 2021-2022 brindará una oportunidad para que todos mejoremos de manera colectiva y eficaz y nos comprometamos con el llamado a la acción. También nos ayudará a comprender cómo podemos impulsar esta agenda mundial para mejorar el apoyo a los docentes a lo largo de sus carreras.

A través de varias reuniones virtuales que se celebrarán entre 2021 y 2022, se le invita encarecidamente a:

  • Escuchar y aprender con docentes, profesionales, legisladores, investigadores y donantes que compartirán enfoques prometedores y desafíos persistentes en las políticas, la práctica y la investigación. Participe en este debate y construya una base empírica sobre cómo mejorar el apoyo a los docentes presentando un estudio de caso sobre gestión docente, desarrollo profesional docente, bienestar docente o gobernanza y liderazgo escolar antes del viernes 15 de octubre.
  • Colaborar y comprometerse con diversas partes interesadas de los sectores humanitarios y de desarrollo para analizar, revisar y mejorar el llamado a la acción. Ayúdenos a formular recomendaciones a las partes interesadas sobre la mejor manera de movilizar y promulgar esta agenda mundial de manera que transforme nuestro apoyo a los docentes. 
  • Involucrar y empoderar a los docentes, quienes compartirán sus perspectivas y experiencias escribiendo y enviando sus relatos, los cuales compartiremos a lo largo de la serie de eventos. Se pretende con ello llamar la atención sobre la función fundamental que desempeñan los docentes y situarlos como expertos en la descripción de sus funciones y responsabilidades y del apoyo que necesitan para desempeñar su labor de manera eficaz a lo largo de sus carreras.

Si bien hoy, en el Día Mundial de los Docentes, la comunidad internacional celebra el increíble trabajo de este grupo, también debemos reflexionar sobre los desafíos a los que se enfrentan y reconocer nuestra responsabilidad colectiva de brindarles el apoyo que merecen. En este proceso, debemos reconocer las habilidades y los conocimientos que docentes como Francis aportan a las aulas de las comunidades afectadas por las crisis en todo el mundo. 

Al mismo tiempo, no podemos permitir que nuestra celebración del trabajo de los docentes nos lleve a la complacencia. Debemos reconocer a los docentes como líderes en la respuesta de sus comunidades a los desastres, la recuperación tras las guerras y la preparación para el cambio climático, y al mismo tiempo priorizar las condiciones que inhiben el pleno potencial de su trabajo. 

Durante la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año, los líderes mundiales comprometieron fondos por valor de 138,1 millones de dólares de los Estados Unidos para Education Cannot Wait (La educación no puede esperar), un fondo de apoyo a la educación en situaciones de emergencia. Esa misma semana, la Fundación LEGO comprometió 150 millones de dólares de los Estados Unidos para las iniciativas de UNICEF encaminadas a que los niños y las niñas retomen la escuela. En este mundo pospandémico, la educación ocupa un lugar central. 

Es una oportunidad única para invertir en las fortalezas de los docentes, no para depender de ellas. Debemos abordar las barreras estructurales y sistémicas, no evitarlas ni conformarnos con el statu quo.

Participe en la serie de eventos sobre docentes en contextos de crisis 2021-2022 mientras continuamos trabajando con y para los docentes en transformar el apoyo sectorial a los educadores en contextos de crisis. Para obtener más información sobre cómo participar en la serie de eventos, comuníquese con: eventseries@inee.org.


Fotografía: Docente en Colombia. 2016. Copyright Edgar León / NRC.

Las denominaciones empleadas en este artículo y la forma en que aparecen presentados los datos no implican, de parte de la UNESCO y del Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030, juicio alguno sobre la condición jurídica de países, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni sobre la delimitación de sus fronteras o límites. Los autores se hacen responsables de las ideas y opiniones que aquí expresan, las cuales no reflejan necesariamente las de la UNESCO, ni comprometen a la Organización.

Evento
  • 07.06.2021

Garantizar la enseñanza y el aprendizaje inclusivos para la recuperación educativa: formas prácticas de avanzar

El seminario online se centrará en lo que se debe hacer para mejorar la enseñanza y el aprendizaje de una manera inclusiva y en las contribuciones de los docentes a medida que las escuelas reabren, tras la irrupción de la pandemia de COVID-19.


Más específicamente, se focalizará en la práctica del personal docente y en cómo se le puede ayudar a encontrar formas de garantizar que los alumnos marginados y vulnerables estén incluidos en las escuelas y a adaptar el contenido, las pedagogías y la evaluación para que sean verdaderamente inclusivos.
Para ello, profesionales del sector presentarán ejemplos de innovaciones prometedoras de diferentes regiones del mundo.


El evento se llevará a cabo a través de la plataforma Zoom. Para obtener más información e inscribirse, visite el sitio web del seminario: Garantizar la enseñanza y el aprendizaje inclusivos para la recuperación educativa: formas prácticas de avanzar.

Blog
  • 22.01.2021

Así brindaremos apoyo a los docentes de todo el mundo en 2021

En el Día Internacional de la Educación —celebrado el domingo 24 de enero—, reconocemos cómo nos han inspirado las colaboraciones que, a lo largo y ancho del planeta, han salvaguardado la educación en tiempos de crisis. En tan destacada fecha, hacemos hincapié en las iniciativas, asociaciones y mejores prácticas que respaldan tanto a los docentes como a los alumnos.

Les pedimos a los miembros del Equipo Especial sobre Docentes que compartieran sus planes para 2021, un año en el que resultará esencial aunar fuerzas y combinar nuestros recursos a fin de fomentar la recuperación pospandemia y colaborar para registrar progresos en favor de los docentes.

Como mínimo, un tercio de los estudiantes a escala mundial no han tenido acceso a la educación remota durante los cierres de las escuelas causados por la pandemia de COVID-19. Se estima que los estudiantes de los países de ingreso mediano bajo han perdido, en promedio, unos cuatro meses de enseñanza, mientras que dicha cifra se sitúa en torno a las seis semanas en los países de ingreso alto. La recuperación pospandemia constituirá un desafío sin precedentes.

No obstante, los cierres de las escuelas han servido para concienciar sobre la importancia de los centros educativos y la función clave que desempeñan los docentes, no solo por razones académicas y económicas, sino también en lo referente al desarrollo socioemocional de los alumnos. La COVID-19 ha representado una llamada de advertencia que nos ha recordado la necesidad de aumentar la resiliencia, inclusividad, flexibilidad y sostenibilidad de los sistemas educativos. También ha puesto de relieve la capacidad de innovación que poseen los sistemas y los docentes a fin de velar por la continuidad de la docencia y el aprendizaje ante situaciones complejas.

 

Pensamiento innovador

Los miembros del Equipo Especial sobre Docentes nos han hecho llegar información que muestra que las iniciativas impulsadas por los docentes durante los cierres de las escuelas producidos en 2020 han servido de inspiración a los planes para 2021.

En 2021, la Asociación Flamenca de Cooperación al Desarrollo y Asistencia Técnica (VVOB) – educación para el desarrollo se centrará en la gestión de interrupciones adicionales en materia educativa, con miras a mitigar las pérdidas de aprendizaje conexas, y en el fomento del bienestar socioemocional de la juventud. Asimismo, promoverá actividades de desarrollo de la capacidad sobre aprendizaje combinado de las que se beneficiarán tanto los docentes como los dirigentes escolares; así, podrán contribuir a la inclusión de los niños que se han quedado atrás, a partir de experiencias recabadas en países como Rwanda.

Como parte de la respuesta de la Alianza Mundial para la Educación (GPE) a la pandemia, se prestó apoyo a la distribución de radios portátiles en Sierra Leona y, una semana después del cierre de las escuelas, se comenzó a emitir un programa educativo de manera regular. En 2021, la Alianza seguirá financiando sistemas de información sobre gestión y sesiones de formación; colaborará con los países asociados con vistas a identificar los desafíos existentes y encontrar soluciones.

La red mundial de Teach for All ha publicado informes en los que se incluyen 50 historias que sirven para ilustrar cómo el liderazgo docente, el aprendizaje a distancia y las iniciativas de las comunidades han ayudado a que los niños siguieran aprendiendo durante la pandemia; algunos casos concretos son el uso de la radio para llegar a escuelas de las zonas rurales de Chile, el empleo de la televisión en Nigeria y el desarrollo de una plataforma en línea mejorada en Malasia. En 2021, la red continuará desarrollando su iniciativa Learning Through the Crisis (Aprender en Tiempos de Crisis) para respaldar la reapertura de las escuelas y la creación de sistemas educativos más resilientes y sostenibles.

The Education Commission y Education Development Trust, en colaboración con el programa WISE, están trabajando con los gobiernos para comprender de manera íntegra la función de los dirigentes escolares y el apoyo que han brindado a los docentes durante los cierres y las reaperturas de las escuelas del año pasado. La investigación servirá para fundamentar un manual normativo en el que se destacarán importantes lecciones aprendidas y datos procedentes de diversos países.

 

La tecnología en aras del desarrollo profesional

La pandemia no solo ha transformado el aprendizaje en línea para un gran número de estudiantes, sino que también ha ofrecido nuevas posibilidades de utilizar la tecnología en aras del desarrollo profesional de los docentes. Mediante reuniones virtuales y programas de radio, STiR Education mantuvo el contacto con docentes de la India y Uganda; en 2021, aspira a integrar la tecnología como un elemento más central de su trabajo, al tiempo que velará por que todos los docentes se puedan beneficiar de sus actividades de manera equitativa.

En el año 2021, el Commonwealth of Learning preparará cursos de desarrollo profesional adaptados en colaboración con la Universidad Abierta de Reino Unido. Dichos cursos versarán sobre esferas como el aprendizaje móvil y la ciberseguridad de los docentes, y ayudarán a educadores de varios países del Commonwealth a mejorar su capacidad de elaborar recursos digitales relativos a sus materias.

La Red Interamericana de Educación Docente (RIED), una iniciativa de la Organización de los Estados Americanos, crea equipos de líderes educativos que han trabajado en proyectos sobre temas como el desarrollo profesional virtual en la Argentina, la República Dominicana y el Uruguay. La convocatoria para presentar solicitudes a fin de formar equipos de proyectos para 2021 estará abierta hasta el 1 de febrero.

Global School Leaders creó Upya, un recurso que permite a los dirigentes escolares de comunidades marginadas hacer gala de un liderazgo eficaz durante la actual pandemia.

La Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) seguirá trabajando para fortalecer las capacidades de los docentes de la región iberoamericana y, en 2021, hará especial hincapié en las competencias digitales. Se desarrollarán proyectos para mejorar la metodología CTIAM (ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas), proporcionar recursos digitales y nuevas becas con miras a aumentar la formación doctoral en la región.

ProFuturo seguirá ofertando cursos de formación gratuitos en línea a los docentes de todo el globo; mientras que Enabel continuará formando a educadores en Burundi sobre el uso de, entre otros aspectos, las tecnologías de la información y las comunicaciones, y seguirá organizando cursos en línea y semipresenciales en Uganda.

Mientras tanto, el Centro de Aprendizaje en Práctica del Instituto Carey para el Bien Global está trabajando mediante plataformas virtuales con diferentes partes interesadas —entre las que se incluyen docentes— a fin de desarrollar materiales profesionales de aprendizaje para los educadores de forma conjunta. Mediante ellos, podrán ofrecer una enseñanza en línea holística y de calidad en contextos de desplazamientos en Oriente Medio, África Oriental y África Central y Occidental.

Es indudable que el aprendizaje digital constituirá un elemento básico de los sistemas educativos futuros, pero la enseñanza presencial y práctica seguirá siendo relevante. La Fundación LEGO continuará brindando apoyo a los asociados de Bangladesh, Ghana, Kenya, Rwanda y Viet Nam que fomentan el desarrollo profesional docente basado en juegos del que, en 2021, se beneficiarán 65.000 educadores.

 

Brindamos apoyo a todos los sistemas educativos, con independencia del contexto

Un gran número de los miembros del Equipo Especial sobre Docentes colabora con los gobiernos a fin de respaldar el fortalecimiento y la gestión de las eficiencias sistémicas y el desempeño general del sector.

En Burkina Faso, el Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE) de la UNESCO ayuda al Gobierno a mejorar la gestión de los derechos humanos y la presupuestación conexa en materia educativa. Junto con Education Development Trust, el IIPE está analizando el papel de los “líderes instruccionales”, que respaldan a los docentes para que puedan desarrollar sus capacidades sin desempeñar una función formal en la evaluación, y en 2021 publicará los resultados de sus investigaciones, que incluyen estudios de casos de Gales, la India, Shanghái, Jordania, Rwanda y Kenya.

El Instituto organizará su primer hackathon en enero de 2021; en él, se tratarán las dificultades que obstaculizan el despliegue de docentes, las posibles soluciones para reducir las desigualdades entre las regiones de un mismo país y la manera de identificar a los “profesores fantasma” —que, en algunos países, pueden llegar a representar hasta el 20% del presupuesto educativo—. Por último, el IIPE tiene previsto publicar en 2021 las conclusiones de su investigación sobre la gestión docente en entornos de poblaciones refugiadas en Jordania y Kenya.

Las prioridades de la Internacional de la Educación para 2021 incluyen realizar un llamamiento para que los docentes y el personal educativo sean considerados un grupo prioritario en los programas de vacunación a escala mundial, así como promover el Marco Global de Estándares Profesionales de Enseñanza, que fue desarrollado en colaboración con la UNESCO.

Habida cuenta de que los países que han presentado mejor desempeño durante la pandemia son los que han entablado un diálogo significativo con los sindicatos del sector de la enseñanza, la Internacional de la Educación espera que dicho diálogo siga desarrollándose y abordando cuestiones como el uso de la tecnología en materia educativa, la inversión en la fuerza de trabajo, el desarrollo profesional, los requisitos necesarios para gozar de unas condiciones laborales decentes y el respeto por la autonomía profesional de los docentes.

 

Colaboración en favor de los docentes

Para todos los sectores, 2020 ha sido un año sin precedentes. En el de la educación, sirvió para poner de manifiesto, por un lado, los problemas y deficiencias de carácter sistémico que se observan en todo el mundo y, por otro, las respuestas de mitigación elaboradas, de manera orgánica, por los docentes. Los gobiernos, la comunidad internacional para el desarrollo y las partes interesadas del sector educativo, a distintos niveles, también han desarrollado y aplicado distintas medidas de emergencia.

La aceleración de la innovación educativa y de la reestructuración futura de la enseñanza registrada en 2020 servirá de base para las labores de 2021, que reconfigurarán y fortalecerán el papel de los docentes a la hora de construir sistemas educativos más resilientes tras la pandemia de COVID-19. Los miembros del Equipo Especial sobre Docentes esperan poder contribuir de forma activa a este trabajo.

*

Fotografía: Una profesora de matemáticas de Camboya con sus estudiantes. CréditosAsociación Flamenca de Cooperación al Desarrollo y Asistencia Técnica – educación para el desarrollo

Evento
  • 20.11.2020

En búsqueda de innovaciones escolares

En búsqueda de innovaciones escolares

Del 16 de noviembre al 20 de diciembre de 2020, los y las docentes, formadores de profesores y equipos directivos pueden subir un video de dos minutos para compartir sus ideas sobre tres preguntas importantes:

  • ¿Qué innovaciones en tu enseñanza te han enorgullecido más?
  • ¿Qué formas de colaboración con tus pares han sido más útiles?
  • ¿Qué has aprendido y cómo cambiará tu enseñanza para el futuro?

Muchas organizaciones están trabajando arduamente para apoyar a los maestros en este espacio. Si su organización ya ha realizado un ejercicio similar para identificar innovaciones, por favor invite a los maestros o líderes escolares de las innovaciones más prometedoras que haya identificado a compartir su video. En este caso, las contribuciones aparecerán bajo el logo de su organización.

Leen màs en ese blog y comparten sus vidos en la plataforma de la OCDE.

Noticias
  • 07.09.2020

¿Qué hace que un docente esté cualificado?

“El derecho a la educación significa el derecho a un docente cualificado”. Esta afirmación puede parecer muy sencilla, hasta que se examina con atención qué significa ser un “docente cualificado”.

Una de las maneras de definir “docente cualificado” es un docente que cuenta, por lo menos, con las cualificaciones académicas mínimas requeridas para impartir la enseñanza de sus asignaturas en el nivel pertinente de un país dado.

La definición anterior hace referencia al tipo de cualificación necesaria para que alguien se convierta en docente. En algunos países, el requisito mínimo es una licenciatura; en otros, el diploma de bachillerato es suficiente. Se trata de uno de los indicadores de la meta 4.c de los ODS.

Sin embargo, aunque el docente cuente con una licenciatura o con el bachillerato, estos títulos no bastan para garantizar una buena enseñanza. En realidad, la capacitación más importante para convertirse en docente es la pedagógica.

Otro indicador para medir el progreso hacia la meta 4.c de los ODS reclama docentes capacitados. Un docente capacitado es aquel que ha completado los requisitos mínimos de formación organizada de docentes (durante la formación previa al empleo o en la formación en el empleo). La mayoría de los programas de formación de docentes incluyen alguna forma de estudio de la teoría educativa, métodos de enseñanza, desarrollo infantil y evaluación, además del estudio específico de lenguas, matemáticas, ciencias, etc.

A pesar de todo, la organización nacional de la formación pedagógica presenta un alto grado de variabilidad. Los programas de formación de docentes pueden durar desde 12 meses hasta 4 años. Pueden incluir un componente práctico (por ejemplo, experiencia sobre el terreno) de manera simultánea al curso teórico o una vez completado. Las experiencias prácticas pueden prolongarse durante unas pocas semanas o durante varios meses. Algunos docentes en prácticas pueden disfrutar de supervisión durante su experiencia sobre el terreno, mientras que a otros solo se les permitirá observar a un docente en el aula. Con frecuencia, estas variaciones se dan dentro de un mismo país.

Estas diferencias en la capacitación de los docentes repercuten significativamente en la calidad del docente en el aula. A fin de ayudar a los países a mejorar la provisión de educación para docentes, la UNESCO y el Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030 están trabajando con la Internacional de Educación y la OIT en la creación de un marco internacional de orientación sobre normas de docencia profesional.

Gracias a la existencia de un marco común, las partes interesadas clave en el ámbito de la educación podrán garantizar la calidad de la educación de los docentes mediante la definición de unas normas sobre la práctica profesional que describen las competencias, los conocimientos y las aptitudes necesarias en las diferentes etapas de la carrera profesional docente. Un marco de normas sobre la docencia puede ayudar a salvaguardar la regulación conjunta de la profesión al establecer los mecanismos de gobernanza y rendición de cuentas necesarios para asegurar la calidad tanto de la educación de los docentes como de la propia docencia. Está previsto que el marco tenga un carácter ambicioso. Su propósito es ayudar a los docentes, formadores de docentes, organizaciones de docentes y gobiernos a acordar y poner en marcha un concepto común de la calidad de la enseñanza y los docentes.

Por tanto, ¿qué significa realmente ser un docente cualificado? Significa disponer de una cualificación académica y de la formación pedagógica adecuada. Significa reconocer que la docencia es una profesión plena que requiere capacitación especializada. Significa disfrutar de oportunidades suficientes para practicar la docencia bajo la supervisión de un mentor cualificado durante la formación previa el servicio y tener acceso a oportunidades de desarrollo profesional centradas en necesidades de competencias específicas durante el empleo en el servicio.

Significa instar a los gobiernos a tomarse en serio la educación de los docentes para que esté financiada por completo, en beneficio de los resultados de aprendizaje de los estudiantes.

Noticias
  • 07.09.2020

Los países africanos reconocen la contribución crucial de los docentes al fomento de la educación de la primera infancia de calidad

Los días 4 y 5 de diciembre de 2019 se celebró en Casablanca (Marruecos) la Conferencia Africana sobre Educación en la Primera Infancia de Calidad y Profesionalización de los Educadores (African Conference on Quality Early Childhood Education and the Professionalization of Educators). El evento se desarrolló en respuesta a la recomendación del Grupo temático de educación preescolar del Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030, que desarrolla iniciativas para mejorar la cantidad y calidad de los docentes en todos los niveles educativos y facilita el intercambio de conocimientos especializados sobre las principales dimensiones de la profesión docente.

La organización de la Conferencia corrió a cargo del Ministerio Nacional de Educación, Formación Profesional, Educación Superior e Investigación Científica del Reino de Marruecos; la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de las Naciones Unidas, en asociación con la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) (en representación del Ministerio Federal alemán de Cooperación y Desarrollo Económicos [BMZ]); el Equipo Especial Internacional sobre Docentes para Educación 2030; la Fondation Marocaine pour la Promotion de l'enseignement Préscolaire (FMPS), el Centro Regional para fomentar la Calidad y la Excelencia en la Enseñanza (RCQE); y la Agencia de cooperación para el desarrollo de Mónaco.

La Conferencia, de dos días de duración, fue inaugurada por el Sr. Saaïd Amzazi, Ministro Nacional de Educación, Formación Profesional, Educación Superior e Investigación Científica de Marruecos, y contó con la participación de representantes y expertos gubernamentales, organizaciones de empleadores y trabajadores, sociedad civil y organizaciones internacionales de 18 países africanos[1].

La Sra. Golda El-Khoury, Directora de la Oficina de la UNESCO en Rabat, afirmó que este evento constituye un hito importante en las actividades de la UNESCO relacionadas con el desarrollo de los docentes, ya que por primera vez organizamos una conferencia que se centra explícitamente en el desarrollo y la gestión de la profesión docente que trabaja al servicio de nuestros ciudadanos más jóvenes, los educadores de la primera infancia.

El Sr. Akira Isawa, Director Adjunto del Departamento de Políticas Sectoriales de la OIT, afirmó que les complace haber podido abordar ambas dimensiones, la educativa y la laboral, de los docentes y educadores de la primera infancia en esta conferencia. Para alcanzar una educación de la primera infancia de calidad se requieren buenos niveles de formación y preparación y trabajo digno para los profesionales del sector, de manera que la profesión resulte atractiva.

Los debates se centraron en el importante papel de los educadores de la primera infancia para la prestación de servicios de educación de la primera infancia de calidad, y en la poca consideración prestada con frecuencia a estos profesionales en términos de atención e inversión en políticas. Muchos educadores de preescolar no tenían cualificaciones suficientes, estaban mal pagados o no disfrutaban de reconocimiento y condiciones de trabajo adecuadas. En 2009, en casi una cuarta parte de los 80 países de ingresos bajos y medianos, menos de la mitad de los educadores de preescolar satisfacían los requisitos nacionales de formación[2].

Las cualificaciones, la formación inicial y el desarrollo profesional resultan especialmente difíciles en África Subsahariana, donde en 2017 solo el 54% de los docentes de preescolar habían recibido formación, frente al 88% del norte de África (Instituto de Estadística de la UNESCO). Además, la escasez de docentes cualificados fue especialmente marcada en las zonas remotas, rurales y marginadas, donde viven los niños más necesitados de una educación de la primera infancia de calidad[3]. Los participantes en la conferencia examinaron las condiciones de trabajo y se acordó que, si bien a los docentes de preescolar y primaria se les exigía por regla general un número de horas de trabajo similar, las condiciones no eran las mismas, ya que los primeros disfrutaban de condiciones menos favorables y de menor remuneración, lo que se traducía en un nivel de satisfacción laboral bajo y una elevada rotación de personal. También analizaron las dificultades asociadas a la recopilación de datos para la elaboración de perfiles nacionales sobre el personal de educación de la primera infancia, así como la necesidad de disponer de datos actualizados para emprender acciones fundamentadas en este ámbito.

Los participantes reconocieron el papel fundamental de los docentes de la primera infancia en la creación de una base sólida para el aprendizaje a lo largo de la vida y el desarrollo de los niños. Los niños pequeños no pueden aprovechar el aprendizaje de calidad sin la ayuda de docentes motivados, atentos, sensibles y preparados, lo que pone de manifiesto la necesidad de aumentar la inversión sostenible en capacitación, mejorar las condiciones y desarrollar carreras y perspectivas profesionales para el personal de la educación de la primera infancia.

La Declaración de Casablanca fue un resultado clave de la Conferencia. En ella se reconoce que los docentes y educadores cualificados son fundamentales para una educación de la primera infancia de calidad y que el trabajo decente constituye una estrategia esencial para atraer y retener a docentes y educadores de la primera infancia de calidad. En concreto:

  • Se reconoce que los docentes y educadores cualificados son fundamentales para la educación de la primera infancia de calidad y que, a fin de alcanzar la meta 4.2 de los ODS, es prioritario garantizar que los docentes y educadores acceden a formación y profesionalización de calidad y disfrutan de condiciones de trabajo decentes.
  • Se reclama la institucionalización de la capacitación previa al empleo y en el empleo de los dirigentes escolares, docentes, educadores y cuidadores de la etapa de educación de la primera infancia, así como el reconocimiento y valorización de su profesión, asegurando para ello unas condiciones de trabajo decentes y su participación en las decisiones que afectan a su labor.
  • Se reconoce que el trabajo decente y el diálogo social constituyeron una estrategia esencial para atraer y retener a docentes y educadores de la primera infancia de calidad.
  • Se establece el compromiso de reforzar la cooperación y el intercambio de conocimientos especializados en los planos regional e interregional a fin de mejorar la calidad de la educación de la primera infancia y avanzar en el desarrollo y la ejecución de un marco de calidad africano para la educación de la primera infancia (que incluya un marco de competencias de docentes y educadores).

 

---------------------------------------------------------------------------------------

[1] Argelia, Benin, Burundi, Camerún, Comoras, Côte d’Ivoire, Etiopía, Gambia, Guinea, Libia, Marruecos, Mauritania, Nigeria, Rwanda, Senegal, Sudáfrica, Togo y Túnez.

[2] OIT, 2013. “Directrices de política de la OIT sobre la promoción del trabajo decente para el personal del sector de la educación de la primera infancia”, OIT, 2012 Un buen comienzo: La educación y los educadores de la primera infancia. Acceso al documento.

[3] Neuman, M.J., K. Josephson, P.G. Chua. 2015. Examen de la bibliografía: Personal de atención y educación de la primera infancia (AEPI) en países de ingresos bajos y medios. Acceso al documento.