Pasar al contenido principal
Noticias
  • 20.11.2020

Con la OCDE buscamos innovaciones escolares

Respuestas escolares innovadoras durante el Covid-19

Las escuelas están jugando un rol fundamental en la primera línea de los esfuerzos mundiales para responder a la pandemia del Covid-19. Profesores, equipos directivos y educadores han respondido de manera innovadora para atender a sus estudiantes y sus comunidades. Identificar y aprovechar estas innovaciones es clave para:

  • Apoyar a otros maestros que enfrentan cambios y desafíos similares en todo el mundo.
  • Dar forma a los esfuerzos de la sociedad para construir aulas más sólidas para el futuro.
  • Reconocer la dedicación y el compromiso inquebrantables de la profesión.

Invitamos a los socios a unirse a una campaña para apoyar a las escuelas para que se escuchen sus innovaciones a escala global y para fomentar un diálogo entre países sobre la reconstrucción de la educación durante estos tiempos desafiantes.

En búsqueda de innovaciones escolares

Del 16 de noviembre al 20 de diciembre de 2020, los y las docentes, formadores de profesores y equipos directivos pueden subir un video de dos minutos para compartir sus ideas sobre tres preguntas importantes:

  • ¿Qué innovaciones en tu enseñanza te han enorgullecido más?
  • ¿Qué formas de colaboración con tus pares han sido más útiles?
  • ¿Qué has aprendido y cómo cambiará tu enseñanza para el futuro?

Muchas organizaciones están trabajando arduamente para apoyar a los maestros en este espacio. Si su organización ya ha realizado un ejercicio similar para identificar innovaciones, por favor invite a los maestros o líderes escolares de las innovaciones más prometedoras que haya identificado a compartir su video. En este caso, las contribuciones aparecerán bajo el logo de su organización.

 

Identificando y aprovechando las innovaciones más prometedoras

La comunidad docente internacional podrá ver videos e interactuar con ellos a través de la plataforma Global Teaching InSights de la OCDE. Junto a un panel internacional, los profesores también podrán identificar las innovaciones que puedan tener un impacto duradero y a escala.

Una serie de eventos y oportunidades globales reunirá a maestros, equipos directivos, legisladores e investigadores para discutir las principales ideas e innovaciones de estos videos y lo que significan para la educación en el futuro.

Esta campaña está dirigida por la OCDE, la UNESCO y el International Task Force on Teachers for Education 2030 (TTF) con el apoyo de Education International, Teach for All y International Confederation of Principals.

 

Campaña en Redes Sociales

Siguen el hashtag #GlobalTeachingInSights

Visiten el sitio para compartir videos.

 

Noticias
  • 07.09.2020

El Equipo Especial sobre Docentes realiza un llamado para apoyar a los 63 millones de docentes afectados por la crisis de la COVID-19

Aproximadamente 63 millones de docentes de educación primaria y secundaria de todo el mundo han resultado afectados por el cierre de las escuelas de 165 países debido a la pandemia de COVID-19.

Trabajan en primera línea de la respuesta para garantizar que el aprendizaje continúa para casi 1.500 millones de estudiantes, cifra que se prevé que irá en aumento.

En todo el mundo, junto con los dirigentes escolares, se han movilizado y han innovado rápidamente para facilitar un aprendizaje de calidad en la distancia para aquellos estudiantes en confinamiento, contando y sin contar con el uso de tecnologías de información y comunicación (TIC). Además, contribuyen de forma crucial a comunicar las medidas que previenen la propagación del virus, lo que garantiza que los niños estén seguros y cuenten con el apoyo necesario.

Esta situación sin precedentes conlleva un alto nivel de estrés para los docentes, los estudiantes y sus familias.

En algunos casos, los docentes que pudieron estar previamente expuestos al virus están tratando de manejar la ansiedad de tener que trabajar en situaciones en las cuales el riesgo de la COVID-19 está en constante propagación. Otros están lidiando con el estrés de tener que proveer educación de calidad a través de herramientas para las que han recibido muy poco o ningún entrenamiento o apoyo. En muchos países, docentes con contratos temporales, docentes sustitutos y personal de apoyo a la educación corren el riesgo de ver sus contratos finalizados y sus sustentos desaparecidos.

El Equipo Especial sobre Docentes, una alianza internacional que trabaja en apoyo de los docentes y la docencia, ha emitido un “Llamado a la acción respecto a los y las docentes” con el ánimo de asegurar que todos los docentes disfrutan de protección, apoyo y reconocimiento durante la crisis. Liderazgo, y recursos financieros y materiales para docentes son necesarios para asegurar que una enseñanza y aprendizaje de calidad puedan continuar en la distancia durante la crisis y así mismo, para lograr una rápida recuperación.

El Equipo Especial sobre Docentes hace un llamado a todos los gobiernos, proveedores y financiadores de servicios educativos, tanto públicos como privados, y asociados pertinentes para:

  • Conservar el empleo y los salarios: Esta crisis no puede ser un pretexto para disminuir los estándares y las normas o para dejar de lado los derechos laborales. Es imprescindible mantener los salarios y las prestaciones de todo el personal docente y el personal de apoyo a la educación.
  • Priorizar la salud, la seguridad y el bienestar de los docentes y estudiantes: Los docentes necesitan apoyo socioemocional para hacer frente a la presión adicional que supone para ellos la obligación de impartir enseñanza en tiempos de crisis y de ayudar a sus alumnos en estas circunstancias preocupantes.
  • Incluir a los docentes en el desarrollo de respuestas educativas frente a la COVID-19:Los docentes desempeñarán un papel crucial en la etapa de recuperación, cuando reabran las escuelas. Deben participar en todos los pasos de la elaboración de políticas y planificación en materia de educación.
  • Proveer apoyo profesional y entrenamiento adecuado: Se ha prestado poca atención a la necesidad de ofrecer a los docentes una capacitación adecuada para asegurar la continuidad de la enseñanza. Debemos actuar con rapidez para asegurar que los docentes reciben el apoyo profesional que necesitan.
  • Poner la equidad en el centro de las respuestas educativas:Aquellos docentes que trabajan en áreas remotas, con comunidades de bajos recursos o con minorías, necesitarán un gran apoyo y flexibilidad para garantizar que los niños desfavorecidos no se queden atrás.
  • Incluir docentes en las respuestas de ayuda: El Equipo Especial sobre Docentes insta a las instituciones financieras a ayudar a los gobiernos en el sustento de los sistemas educativos, en particular en el desarrollo de la fuerza laboral docente. Dicho apoyo es especialmente urgente en algunos de los países más pobres del mundo, que ya tienen dificultades para satisfacer las necesidades educativas debido a la escasez crítica de docentes capacitados.

Para obtener más información, se puede descargar el llamado en inglés, francésespañol y árabe.

Noticias
  • 07.09.2020

Las iniciativas para la vuelta a la escuela deben tener en cuenta a los docentes

El Equipo Especial sobre Docentes, la UNESCO y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han elaborado unas orientaciones para apoyar a las autoridades nacionales en los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela, que examinan en particular la mejor manera de ayudar a los docentes y al personal de apoyo a la educación en la planificación y los procedimientos de la vuelta a la escuela.

Desde el inicio de la crisis de la COVID-19, los docentes han sido clave para garantizar que el aprendizaje continuaba por medio del aprendizaje a distancia, siempre que fuera posible, y que se tenía en cuenta el bienestar de los alumnos. Con la vuelta a la escuela, los docentes, los dirigentes escolares y el personal de apoyo a la educación continuarán contribuyendo de forma decisiva a la creación de espacios de aprendizaje seguros, el ajuste de los planes de estudio y las evaluaciones, y el apoyo a los alumnos marginados.

En respuesta al ”Llamado a la acción respecto a los y las docentes” presentado por el Equipo Especial sobre Docentes, las orientaciones conjuntas de la UNESCO, el Equipo Especial sobre Docentes y la OIT ofrecen una serie de recomendaciones para los responsables de la formulación de políticas, reconociendo al mismo tiempo la necesidad de que los países definan sus propias prioridades en función de los contextos locales y nacionales. Estas orientaciones hacen hincapié en la manera de garantizar que los docentes y el personal de apoyo a la educación reciben apoyo suficiente en sus esfuerzos para facilitar la vuelta al cole. Algunas medidas posibles son:

  • Incluir a los docentes y a las organizaciones que los representan en la planificación de la vuelta a la escuela

Los países deben garantizar que se tengan en cuenta todos los puntos de vista a la hora de planificar la seguridad de las escuelas y elaborar las prácticas de enseñanza para mitigar la pérdida de aprendizaje después de la pandemia. Es preciso consultar a los docentes, al personal de apoyo a la educación y a sus representantes durante la adopción de decisiones y la planificación, incluidos el calendario y los procesos para la reapertura de las escuelas en condiciones de
seguridad.

 

  • Garantizar la seguridad de los alumnos y de todo el personal educativo en el entorno escolar

Las medidas para garantizar la salud y seguridad de los alumnos y el personal en las escuelas deberían adaptarse a los contextos locales, y las autoridades nacionales deberían informar al profesorado sobre los riesgos del entorno escolar.

Los docentes y las organizaciones que los representan deberían participar en los debates sobre cómo aplicar las normas internacionales en sus aulas y en toda la escuela, en la definición de los criterios de evaluación y en la elaboración de regulaciones para reorganizar el aprendizaje en el aula. También deberían participar en la formulación de medidas para facilitar el distanciamiento físico.

 

  • Reconocer la importancia del bienestar psicológico y socioemocional de los docentes y del personal de apoyo a la educación

Con la reapertura de las escuelas, los docentes tienen enfrentarse tanto a los riesgos de salud como al aumento de la carga de trabajo que supone enseñar utilizando métodos nuevos
y complejos, a menudo sin haber recibido una capacitación
adecuada. Las autoridades nacionales deben garantizar que los docentes y el personal de apoyo a la educación reciben apoyo psicosocial continuo para propiciar su bienestar socioemocional. Esta medida reviste una importancia especial en el caso de los docentes que deben prestar el mismo apoyo a los alumnos y las familias.

 

  • Ayudar a los docentes a adaptarse a las nuevas condiciones de enseñanza

También es fundamental incluir a los docentes y a las organizaciones que los representan en los debates sobre el regreso a la escuela a fin de garantizar que los docentes y el personal de apoyo a la educación reciben la capacitación y los recursos adecuados para reanudar la instrucción en el aula cumpliendo al mismo tiempo las normas sobre distanciamiento físico.

Deben participar en las consultas nacionales para determinar los objetivos clave de la educación, reorganizar los planes de estudios y adaptar las evaluaciones sobre la base del calendario escolar revisado. Se les debe pedir consejo sobre asuntos relacionados con la reorganización de las aulas.

 

  • Garantizar que las condiciones de trabajo de los docentes no resultan perjudicadas

Los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela podrían poner de manifiesto deficiencias en los recursos humanos y crear calendarios y rutinas de trabajo difíciles. Los docentes y sus organizaciones que los representan deberían participar en el diálogo sobre la elaboración de estrategias de contratación rápida que respeten las cualificaciones profesionales mínimas y protejan los derechos y condiciones de trabajo de los docentes.

 

  • Mantener o aumentar los recursos financieros

Con miras a garantizar la continuidad del aprendizaje, las autoridades educativas tendrán que invertir en docentes y personal de apoyo a la educación, no solo para mantener los salarios, sino también para proporcionar formación esencial y apoyo psicosocial. Es importante que los gobiernos se resistan a las prácticas perjudiciales para la profesión docente y la calidad de la educación, como el aumento de las horas lectivas o la contratación de profesores no capacitados. Los gobiernos también deberían alentar a las instituciones privadas a mantener el pago regular de los salarios a los docentes y otros trabajadores de apoyo.

 

  • Tener en cuenta a los docentes en el seguimiento de la situación de vuelta a la escuela

Para adaptar la estrategia y obtener información para la toma de decisiones será crucial realizar un seguimiento estrecho y una evaluación de la vuelta a la escuela. Se debería pedir información a los docentes y los dirigentes escolares a fin de fundamentar la elaboración de marcos de medición y referencia del progreso de los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela.

 

Se pueden descargar las directrices en inglés, francés y español.

 

Blog
  • 08.07.2020

Cómo está afectando la pandemia de COVID-19 a los docentes con contratos temporales en África Subsahariana

Esta nota examina cómo está afectando la COVID-19 a los docentes con contratos temporales en los sectores público y privado en varios países africanos, y ofrece recomendaciones para el fomento de la resiliencia de la educación ante el cierre de las escuelas. Su publicación tiene por objeto marcar la presentación de A review of the use of contract teachers in sub-Saharan Africa (Un examen del uso de docentes con contratos temporales en África Subsahariana), del Equipo Especial sobre Docentes, que se basa en la investigación facilitada por Pierre Varly a dicho equipo.

 

La crisis educativa mundial actual

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto sin precedentes en los sistemas de educación. En su punto álgido, se aplicaron medidas de cierre general de las escuelas en 194 países que afectaron a 63 millones de docentes de la escuela primaria y secundaria. Durante esta crisis, África Subsahariana no ha sido una excepción y ha experimentado cierres de las escuelas de alcance nacional que han afectado a 6,4 millones de docentes, aproximadamente.

 

¿Quiénes son los docentes con contratos temporales?

Los docentes con contratos temporales se reclutan por vías alternativas y aceptan trabajar al margen de los acuerdos de empleo tradicionales respaldados por convenios colectivos para el personal de la administración pública. Estos docentes reciben un salario por su trabajo, pero no se benefician de las prestaciones aplicables conforme a las normas y reglas del sector público, como vacaciones anuales, pensión o seguro médico.

Aunque estos docentes pueden tener cualificaciones académicas similares a sus compañeros funcionarios, con frecuencia carecen de capacitación pedagógica suficiente y no participan en los programas de desarrollo profesional continuo. Además, como consecuencia de su situación, suelen recibir una remuneración más baja y tienen menos estabilidad laboral, ya que su empleo está sujeto a las fluctuaciones del presupuesto público, las presiones del mercado y la capacidad para pagar de los proveedores de educación.

En la práctica, no existe una definición única de docente con contrato temporal. En el África Subsahariana francófona, por ejemplo, los términos docente a tiempo parcial, docente con contrato temporal público, docente comunitario, docente con contrato temporal del servicio nacional y voluntario remiten todos a subtipos de docente con contratos temporales. Los docentes del sector privado también pueden ser considerados docentes con contrato temporal, ya que a menudo las escuelas se encargan de remunerarlos directamente con las tasas que recaudan de los progenitores. Normalmente ganan menos que sus homólogos del sector público. Asimismo, existen varios convenios público-privados que tienen consecuencias diversas en relación con el pago de los salarios.

 

Los docentes con contratos temporales como medio para la ampliación del acceso a la educación

Según las estimaciones, el mundo necesita 69 millones de docentes —17 millones de los cuales son necesarios tan solo en África Subsahariana— para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (“Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”) en 2030. Debido a la escasez de docentes en numerosas escuelas estatales, el sector público ha recurrido a los docentes con contratos temporales para subsanar carencias, particularmente en varios países de África Subsahariana, donde la población en edad escolar ha aumentado más rápidamente que la capacidad de los países para formarlos. En otros países, se han establecido escuelas comunitarias rurales y remotas siguiendo un modelo público-privado donde los docentes son remunerados por las comunidades locales o a través de subsidios públicos.

Es fundamental entender la repercusión de la pandemia de COVID-19 en los docentes con contratos temporales, ya que constituyen un porcentaje elevado de la fuerza de trabajo docente de numerosos países. En el Níger, en 2017, representaban el 71% del conjunto de docentes del nivel de educación preescolar al de secundaria según el Informe de Estado sobre el Sistema de Educación Nacional (RESEN), mientras que en 2014, en el Chad, el 64% de docentes de primaria eran docentes comunitarios contratados. El porcentaje de docentes con contratos temporales dentro del conjunto de docentes aumentó en la educación primaria en Burkina Faso, donde pasó de un valor insignificante en 2002 al 81% en 2015. Por contraste, en Malí se experimentó una reducción del porcentaje de docentes con contratos temporales en la fuerza de trabajo, del 79% en 2009 al 29% en 2014, como resultado de una decisión gubernamental fruto de la presión ejercida por los sindicatos de docentes en favor de la concesión de la condición de funcionario a más de 40.000 docentes comunitarios y con contratos temporales.

 

Demora de los pagos y otras consecuencias para los docentes con contratos temporales del sector público

La COVID-19 ha afectado de manera variada al empleo y los salarios de los docentes con contratos temporales del sector público. Los contratos de estos docentes en el Camerún, el Níger y Zambia no se han suspendido. De hecho, han recibido sus salarios con regularidad pese al cierre de las escuelas.

Esta situación contrasta con la del Togo, donde el 27% de los docentes de la educación primaria, el 41% del nivel de educación secundaria inferior, y el 25% de la secundaria superior tienen contratos “voluntarios”. Si bien los contratos de los docentes no se han suspendido ni rescindido, el pago regular de los salarios ha sido un desafío. A finales de mayo de 2020, la Agencia Nacional de Voluntariado (ANVT) había pagado con regularidad a unos 900 docentes con contratos temporales, pero otros 9.490 no habían recibido ninguna ayuda pública, lo que supone aproximadamente 1 de cada 6 docentes en el país.

Asimismo, hay pruebas de que los docentes con contratos temporales en Kenya tampoco recibieron sus salarios, ya que su pago depende de la administración escolar, que no se pudo llevar a cabo durante el cierre de las escuelas. La encuesta conjunta de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Banco Mundial sobre las respuestas nacionales revela que Burkina Faso y Guinea también van a suspender los pagos a los docentes con contratos temporales, mientras que Ghana y Sierra Leona seguirán abonando los salarios tras aplicar reducciones. De acuerdo con el secretario general del sindicado de docentes de Uganda, Filbert Baguma, los docentes con contratos temporales en el país tampoco han recibido con regularidad su salario.

Aunque su situación no está directamente relacionada con la pandemia de COVID-19, 2.500 docentes recién contratados a finales de 2019 en el Níger no han recibido todavía el salario correspondiente a los primeros meses de 2020. Tras endeudarse para poder trasladarse a sus puestos de trabajo, los docentes se vieron obligados a marcharse durante el cierre de las escuelas, y volver de nuevo para su reapertura el 1 de junio (Internacional de la Educación, 2020). En Côte d’Ivoire, el Ministerio Nacional de Educación, Educación Técnica y Formación Profesional anunció que en breve se efectuarían los pagos a 10.300 docentes contratados en 2019.

En Gambia, los docentes con contratos temporales que finalizaron en marzo de 2020 no pudieron volver a solicitar sus puestos de trabajo debido al cierre de las escuelas, lo que supuso el fin de sus ingresos habituales.

 

La inestabilidad de los docentes del sector privado

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las deficiencias institucionales en la gestión de docentes. En el sector público, y el sector privado en especial, es posible que no haya ninguna regulación que contemple la situación de los docentes con contratos temporales en casos de fuerza mayor (circunstancia que escapa al control de ambas partes). A diferencia del sector público, no obstante, el salario de los docentes del sector privado proviene directamente de los proveedores escolares, lo que conlleva mayores dificultades para rastrear los pagos. En otros casos, incluidas las escuelas comunitarias, se utiliza un modelo público-privado conforme al cual los progenitores abonan tasas a la escuela, que además puede beneficiarse de subvenciones de las autoridades de educación centrales, para cubrir costos como los salarios.

La información procedente de los países encuestados sugiere que numerosos docentes del sector privado no recibieron los pagos correspondientes a los meses de abril y mayo, debido principalmente a que las escuelas cerradas no pudieron recuperar todas las tasas académicas, que constituyen su única fuente de ingresos. No obstante, la situación varía entre escuelas en función de su capacidad para ofrecer enseñanza a distancia o en línea. En otros casos, los salarios están ligados directamente al trabajo que los docentes realizan, de modo que no reciben remuneración durante los cierres o las ausencias. En las escuelas de comunidades rurales, las consecuencias en materia de pagos son menos claras, ya que la procedencia de los salarios puede ser una combinación de las tasas pagadas por los progenitores y los subsidios públicos, o el pago directo a los docentes.

De acuerdo con Stéphane De Souza, Coordinador General de la Oficina Provisional de Docentes Privados en el Togo, los docentes no han tenido noticias de sus empleadores sobre los salarios (Kossi, 2020). El Director Nacional de Educación Católica también suspendió los salarios de los docentes en mayo y junio. A fin de mejorar la situación, el Ministerio de Educación Primaria y Secundaria indicó que, durante los cierres, los docentes voluntarios recibirían asistencia del Estado (República Togolesa, 2020). Hasta la fecha, no obstante, no la han recibido. De manera similar, en la República Democrática del Congo, el Níger y el Senegal, no se ha pagado a los docentes del sector privado, mientras que en Kenya se han suspendido los contratos de numerosos docentes debido a la falta general de recursos.

En Mozambique, con el fin de mantener parte del salario de los docentes de la escuela privada, el Gobierno ha solicitado que los dirigentes de las escuelas privadas negocien con su personal y que los progenitores continúen pagando las tasas mensuales. Como algunos progenitores no lo han hecho, los administradores han tenido dificultades para pagar el salario íntegro a los docentes. En consecuencia, algunas escuelas han negociado con los docentes la reducción del salario al 75% durante el primer mes, y al 50% durante el segundo. Informes similares de Zambia muestran que numerosos docentes del sector privado están recibiendo en la actualidad el 50% de su salario mensual.

Por último, es importante mencionar que, dado que un porcentaje significativo del sector de la atención de la primera infancia y la educación preescolar es privado, el impago de los salarios de los docentes de la escuela preescolar tendrá mayor repercusión que en el caso de los docentes de educación primaria. Asimismo, como el 80% de docentes de educación preescolar en África Subsahariana en 2017 eran mujeres, el impago de salarios en este nivel de la educación afecta fundamentalmente a las mujeres.

 

Hacia una respuesta más eficaz para cubrir los costos salariales y fomentar la resiliencia del sistema

Los docentes constituyen el principal insumo del sistema para conseguir una educación de calidad, y deben contar con capacitación y apoyo suficientes. Por tanto, el impago de los salarios de los docentes no solo plantea un problema considerable para el bienestar de las personas, las familias y las comunidades, si no que, además, impide el logro de una educación de calidad y la consecución del ODS 4. La repercusión del cierre de las escuelas en los docentes, como, entre otros, el abandono y las dificultades experimentadas por quienes vuelven, podría dañar gravemente la enseñanza y el aprendizaje, y socava la capacidad del sistema de educación para soportar las conmociones, como, entre otras, los posibles rebrotes de COVID-19 cuando se reabran las escuelas.

Además, el impago de salarios representa una carga psicológica para los docentes. El Coordinador General de la Oficina Provisional de Docentes Privados en el Togo explicó con desesperación: “No tenemos nada para mantener a nuestras familias. Es una situación grave” (Kossi, 2020).

Los gobiernos, con su liderazgo, pueden mitigar algunos de los efectos más graves. El Senegal, por ejemplo, estableció un fondo para imprevistos denominado Force COVID-19. Este fondo de respuesta por 1.000 millones de FCFA (1.600 millones de USD) se ha concebido para apoyar a los negocios y los hogares a través de un programa de resiliencia económica y social (PRSE) que garantiza los salarios, incluido el de los funcionarios y el personal con contrato temporal de las instituciones públicas, hasta la reapertura de las aulas.

En el caso del sector privado, los gobiernos pueden influir en los proveedores privados respecto al pago regular de los salarios. Las autoridades educativas de Côte d’Ivoire se han servido de los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales para transmitir la importancia del pago de los salarios en el sector privado. El Ministerio de Educación advirtió incluso al sector privado sobre el despido de docentes y la falta de pago de los salarios, al tiempo que alabó a quienes seguían satisfaciendo los pagos. El ministro fue aún más lejos y recalcó que la transferencia de fondos a los establecimientos del sector privado se condicionaría al pago de los salarios por estos proveedores.

Además, los representantes de docentes de la sociedad civil pueden continuar desempeñando un papel importante. Entre estos figuran tanto los sindicatos de docentes del sector público como los que representan los intereses y derechos de los docentes del sector privado. El impago de los salarios de los docentes del sector privado en el Togo llevó al establecimiento acelerado de un nuevo sindicato de docentes, el Sindicado Nacional de Escuelas e Instituciones Privadas del Togo (SYNEP-TOGO), que celebró su asamblea general constituyente en abril de 2020. Este sindicato, formado con el propósito de defender los derechos e intereses socioeconómicos de los docentes del sector privado, aspira a garantizar una representación más adecuada de sus miembros ante las autoridades públicas y las organizaciones internacionales con el fin de facilitar la negociación colectiva en el sector (Togotopnews, 2020).

 

Recomendaciones relativas al mantenimiento de los contratos de los docentes y el pago de los salarios

Se recuerda a los Estados miembro la Recomendación conjunta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la UNESCO relativa a la situación del personal docente (1966) y los artículos acerca del salario de los docentes, así como sus derechos y responsabilidades. El Equipo Especial sobre Docentes propone asimismo las siguientes recomendaciones encaminadas a garantizar los salarios de los docentes ahora y durante cierres futuros de las escuelas.

 

Mejorar la prestación de la educación a distancia: la ampliación de la educación a distancia es vital para la continuidad de la enseñanza y el aprendizaje durante el cierre de las escuelas, pero también es crucial mantener los contratos de los docentes. Cuando las escuelas cierran y no es posible trasladar la enseñanza y el aprendizaje a un entorno en línea o llevarlos a cabo a través de otros métodos de educación a distancia (como el teléfono móvil, la radioteledifusión y transmisión por radio y televisión interactivas, o los materiales impresos), los docentes con contratos temporales se encuentran en una situación vulnerable. En parte, la solución consiste en desarrollar estrategias que ayuden a las escuelas y los docentes a continuar enseñando durante el cierre de las escuelas, incluidas las soluciones de alta y baja tecnología y no tecnológicas. A tal fin, los docentes necesitan recibir capacitación y preparación adecuadas, con disposiciones especiales para los docentes con contratos temporales que quedan excluidos de las oportunidades de desarrollo profesional. Asimismo, deben disfrutar de acceso a Internet y a los dispositivos necesarios.

 

Desarrollar estrategias de financiación que protejan los salarios de los docentes: la Alianza Mundial para la Educación (GPE) ha anunciado 500 millones de dólares de los Estados Unidos adicionales para los sistemas de educación afectados por el cierre de las escuelas a causa de la COVID-19. En consecuencia, es posible que los gobiernos tengan más posibilidades de destinar una financiación especial de hasta cerca del 4% del total del gasto de educación a garantizar el pago del salario de todos los docentes, tanto del sector público como privado, durante períodos breves de crisis. Asimismo, los gobiernos pueden condicionar las subvenciones dirigidas a las escuelas privadas al pago de los salarios de los docentes. Los países deben considerar asimismo mecanismos de financiación innovadores para apoyar a los docentes durante las crisis; y la comunidad internacional debería poder respaldar estos esfuerzos.

 

Fortalecer la voz de los docentes a través de los sindicatos de docentes y la representación de la sociedad civil: es necesario que los docentes de los sectores público y privado —incluidos los docentes y el personal de apoyo en la atención de la primera infancia y la educación preescolar— estén mejor representados. Al mismo tiempo, se deben fortalecer los lazos entre los sindicatos de docentes a través del intercambio de información relacionada con la COVID-19 y su repercusión, y las formas eficaces de mantener el aprendizaje, como, entre otras, técnicas de aprendizaje a distancia. Es preciso promover la representación colectiva del personal de apoyo de la educación y del personal de atención de la primera infancia y la educación preescolar con el fin de mejorar su posición.

 

Mejorar la comunicación con los progenitores, los cuidadores y las comunidades: los gobiernos pueden mejorar la comunicación con los progenitores y cuidadores sobre el cierre de las escuelas y su repercusión en la educación; y con las comunidades, la importancia de pagar las tasas escolares a tiempo, pese a la interrupción de la educación, para garantizar que los docentes no pierdan su medio de subsistencia.

 

Mejorar los datos sobre los docentes ajenos a la administración pública: Es importante recopilar datos periódicamente sobre los docentes con contratos temporales, incluidos sus salarios, capacitación, cualificaciones y condiciones de empleo, con el fin de facilitar respuestas políticas y de planificación más eficaces cuando se necesitan.

 

**********************************************************

El Equipo Especial sobre Docentes presenta una nueva investigación sobre la repercusión de la COVID-19 en los docentes con contratos temporales

Con el objeto de arrojar luz sobre los efectos de la crisis de la COVID-19 en los docentes con contratos temporales en África Subsahariana, el Equipo Especial sobre Docentes llevó a cabo una investigación documental y numerosas entrevistas con representantes de ministerios, sindicatos y las Comisiones Nacionales para la UNESCO. Esta investigación se complementó con datos recopilados a través de la “Encuesta sobre respuestas nacionales de educación ante cierres de escuelas por el COVID-19” fruto de la labor conjunta de la UNESCO, UNICEF y el Banco Mundial. El Equipo Especial sobre Docentes también ha publicado el informe A review of the use of contract teachers in sub-Saharan Africa (Un examen del uso de docentes con contratos temporales en África Subsahariana), que examina más detenidamente la situación de los docentes con contratos temporales en 23 países de África Subsahariana.

El Equipo Especial sobre Docentes, en su respuesta frente a la crisis de la COVID-19, emitió un Llamado a la acción respecto a los y las docentes con el ánimo de garantizar que todos los docentes disfrutan de protección, apoyo y reconocimiento. En este, el Equipo Especial sobre Docentes insta a los gobiernos, los proveedores y los financiadores de la educación, tanto pública como privada, y a todos los asociados pertinentes, a preservar el empleo y los salarios, recalcando que los gobiernos y todos los proveedores de educación pública y privada deben trabajar para preservar todo el personal docente y de apoyo educativo, sus salarios y beneficios. Todos ellos serán esenciales para lograr una rápida y efectiva recuperación una vez que las escuelas vuelvan a abrir.

Fotografía del blog: Dietmar Temps / Shutterstock.com

Noticias
  • 07.09.2020

Apoyo a los docentes en los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela: caja de herramientas para dirigentes escolares

La reapertura de las escuelas cerradas debido a la COVID-19 plantea muchas dudas entre los dirigentes escolares. Ante todo, deben proteger la seguridad y la salud de la comunidad educativa. Además, deben garantizar que los trabajadores escolares de primera línea (docentes y personal de apoyo a la educación) disponen de la ayuda, la protección y las herramientas necesarias para reanudar su labor. Los docentes han desempeñado un papel decisivo durante el cierre de las escuelas en la medida en que han garantizado la continuación del aprendizaje y han mantenido el contacto con los alumnos y sus familias. Su función durante la reapertura de las escuelas será igual de importante.

La UNESCO, el Equipo Especial sobre Docentes y la Organización Internacional del Trabajo han publicado una caja de herramientas para dirigentes escolares como ayuda y protección de los docentes y el personal de apoyo a la educación en la vuelta a la escuela. La caja de herramientas complementa el Marco para la reapertura de las escuelas adjunto y las orientaciones en materia de políticas del Equipo Especial que se publicaron el mes pasado. En ella, las siete dimensiones definidas en las orientaciones de políticas se desglosan en una serie de preguntas orientadoras y consejos ejecutables.

Con la reapertura de las escuelas, vamos conociendo mejor los desafíos y las oportunidades que afrontan los dirigentes escolares y toda la comunidad escolar. Durante los próximos meses, esperamos escuchar las experiencias y enseñanzas de los trabajadores de primera línea y compartirlas con ustedes.

 

Figura 1. Siete dimensiones de apoyo a los docentes y el personal escolar en la reapertura de las escuelas

toolkit

La caja de herramientas reconoce la importancia del contexto local. En muchos países la pandemia cambia cada día. La decisión sobre el momento de reabrir las escuelas dependerá de numerosas consideraciones de ámbito local, y es posible que lo que resulta adecuado para una escuela no lo sea para otra. En todos los contextos, los dirigentes escolares deberán establecer prioridades y reconocer que quizás sea necesario encontrar soluciones de compromiso. A fin de facilitar el distanciamiento físico, por ejemplo, es posible que las escuelas tengan que reducir el número de docentes y alumnos en el recinto escolar, reabriendo de forma selectiva y escalonando la vuelta a las aulas por curso o nivel. Es posible también que tengan que conceder privilegios a determinados segmentos de la población o grupos de alumnos, como los vulnerables y en situación de riesgo, o los hijos de trabajadores esenciales. En algunos casos, tal vez deba contemplarse la posibilidad de cerrarlas de nuevo. Otra posibilidad es que se reasignen los recursos disponibles para garantizar la adecuación de las instalaciones y los equipos de seguridad, o para preparar mejor a los docentes y al personal de apoyo a la educación.

La caja de herramientas muestra que los dirigentes escolares, al adaptar las directivas nacionales para planificar la reapertura de las escuelas, tendrán que abordar cuestiones clave relacionadas con los docentes y el personal de apoyo a la educación.

 

  • La importancia de la consulta y la comunicación

Los docentes, el personal escolar y las organizaciones que los representan deben participar activamente en el establecimiento de políticas y planes para la reapertura, que incluyan medidas de seguridad y salud en el trabajo para proteger al personal. La comunicación con los docentes, los alumnos y el personal de apoyo a la educación en lo referente a la reapertura puede garantizar la claridad de las expectativas y poner de relieve su papel en el éxito de los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela de manera segura e inclusiva, incluido el bienestar general, así como el proceso de recuperación de la enseñanza y el aprendizaje.

A medida que las autoridades centrales tomen la decisión de reabrir las escuelas, será importante comunicarse, desde un primer momento y de forma clara y periódica, con los padres y las comunidades escolares con el fin de entender sus preocupaciones y promover el apoyo a los planes de reapertura. Los padres querrán saber qué medidas de protección se han aplicado para minimizar los riesgos sanitarios, además de cuál es el compromiso permanente del centro con los principios y objetivos educativos fundamentales. Los docentes son a menudo el primer punto de contacto con los padres, por lo que deben estar preparados para asegurar que se informa a todo el mundo continuamente.

Descargar: Sección I - DIÁLOGO SOCIAL Y COMUNICACIÓN

 

  • Tranquilizar a los docentes y al personal escolar sobre su salud, seguridad y derechos

La preocupación por el bienestar de los docentes, el personal de apoyo y los alumnos es un elemento central de la toma de decisiones. Es importante encontrar el equilibrio entre el deseo de volver a la escuela y los riesgos y las necesidades de los profesores, el personal de apoyo y los alumnos, con miras a satisfacer las necesidades de los miembros más vulnerables de la comunidad escolar.

Las respuestas en el ámbito escolar pueden incluir la evaluación y el apoyo psicológicos y socioemocionales continuos a los docentes y alumnos. Los dirigentes escolares y los docentes deben tener libertad para atender sus propias necesidades, cuidar de sí mismos y controlar su propio estrés. Los dirigentes escolares pueden ayudar a desarrollar capacidades de gestión del estrés y mecanismos de afrontamiento de los docentes, para que puedan enseñar de forma eficaz y prestar a los estudiantes el tan necesario apoyo psicosocial. También es crucial entender que las escuelas son un lugar de trabajo y que ahora es más importante que nunca respetar los derechos y las condiciones de las personas que trabajan en ellas.

 

 “Antes de que reabrieran las escuelas, los docentes estaban preocupados por cómo reanudar las clases sin contagiarse, igual que los padres. Había muchos alumnos por clase y no teníamos mascarillas ni instalaciones de agua, saneamiento e higiene. Nos habría sido de gran ayuda hablar con personal sanitario. También habría resultado tranquilizador contar con psicólogos en las escuelas que facilitaran asistencia psicosocial. Al final, conseguimos obtener suficientes instalaciones de saneamiento y mascarillas gracias a una ONG, y solo un curso volvió a la escuela para prepararse para los exámenes. Además, dividimos las clases en dos”, afirmó un director de escuela primaria de Uagadugú (Burkina Faso).

Descargar:

Sección II - SEGURIDAD Y SALUD FÍSICA ESCOLAR

Sección III - BIENESTAR PSICOLÓGICO Y SOCIOEMOCIONAL

Sección V - ASIGNACIÓN, DERECHOS Y CONDICIONES DE TRABAJO DEL PERSONAL

 

  • Utilizar el conocimiento especializado de los docentes en el nuevo entorno de clase

En la mayoría de los contextos, la vuelta de los niños a las aulas no será igual que en circunstancias normales. En algunos casos, solo acudirá presencialmente una parte de los estudiantes o se establecerán turnos dobles. Las unidades didácticas, la evaluación y los planes de estudios en general deben adaptarse, y se tendrán que desarrollar e implantar clases de recuperación.

Los dirigentes escolares deben asegurar que los docentes tengan la capacidad de tomar decisiones sobre la enseñanza y el aprendizaje. A tal fin, pueden trabajar con los docentes para ajustar los planes de estudio y la evaluación en función de los calendarios escolares revisados y las instrucciones recibidas de las autoridades centrales. Además, deben apoyar a los docentes en la reorganización de las aulas para permitir el aprendizaje acelerado y las medidas correctivas, respetando al mismo tiempo las normas de distanciamiento físico.

El papel fundamental de los docentes a la hora de reconocer las deficiencias en el aprendizaje y formular respuestas pedagógicas sigue siendo esencial. Esto adquiere una especial relevancia en el caso de los grupos vulnerables, entre ellos las familias de bajos ingresos, las niñas, los alumnos con necesidades especiales o con discapacidad, de minorías étnicas o culturales, y quienes viven en zonas rurales remotas sin acceso a la educación a distancia.

En la gestión de la vuelta a la escuela, es importante que los docentes y el personal de apoyo educativo reciban preparación profesional adecuada para asumir sus responsabilidades y cumplir con las expectativas. La formación, el aprendizaje entre pares y la colaboración con otros docentes, tanto dentro de la escuela como en un contexto más amplio, serán fundamentales. Ese apoyo tiene especial importancia cuando el tiempo de los docentes puede verse sometido a mayor presión si se les exige que impartan educación tanto presencial como a distancia.

Descargar: Sección IV - PREPARACIÓN Y APRENDIZAJE DE LOS DOCENTES

 

Esta es la primera edición de la caja de herramientas elaborada con el propósito de ayudar a los dirigentes escolares a ofrecer apoyo a los docentes y otro personal educativo en los esfuerzos para facilitar la vuelta a la escuela durante la pandemia de COVID-19. Se ha redactado como un documento abierto que se actualizará a finales de julio de 2020 con la información nueva y las lecciones aprendidas a medida que evoluciona la crisis y la respuesta a esta.

Descargar la Caja de herramientas