Pasar al contenido principal
Descargar
  • Coalición Latinoamericana para la Excelencia Docente,
    Sandra García Jaramillo,
    Inés Insua
  • 2022
  • 49
  • 501.03 KB
  • pdf
  • FR  |  AR

Políticas docentes en América Latina en tiempos de pandemia: lecciones aprendidas y retos a futuro

Este estudio tiene como objetivo entender cómo se han adaptado los sistemas educativos en América Latina para promover la excelencia docente en el contexto de la pandemia. Además, se busca identificar buenas prácticas que puedan ser compartidas y adaptadas a diferentes contextos.

En particular, el trabajo busca contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Qué acciones se han implementado en la región para asegurar condiciones laborales para el trabajo remoto y el regreso a la presencialidad?
  • ¿Qué programas y acciones de formación y acompañamiento se han implementado o se están planeando para apoyar a los docentes en la implementación de modelos de educación a distancia, educación híbrida y educación presencial en el contexto de la reapertura?
  • ¿Qué acciones se han realizado o tienen previstas en el mediano plazo para la contratación y selección de nuevos docentes?

Cabe resaltar que el estudio se centra en las acciones lideradas por los gobiernos. Como se reconoce en el informe, en varios países la sociedad civil ha jugado un papel importante en apoyar a los docentes durante la pandemia y en muchos casos ha participado activamente de la mano de los gobiernos. Si bien el documento hace referencia a algunas de las experiencias lideradas por fundaciones o por el sector privado, hacer un mapeo de las estrategias lideradas por la sociedad civil se sale del alcance de este estudio.

Recomendaciones clave:

  1. Asegurar el desarrollo y consolidación de sistemas de información y evaluación centrados en los aprendizajes de los estudiantes. 
  2. Fortalecer la formación pedagógica y socioemocional de la población docente. 
  3. Cuidar las condiciones laborales docentes y mejorar la atracción de la carrera docente. 
  4. Promover la autonomía y liderazgo de los actores educativos.
  5. Asegurar el fortalecimiento de la inversión educativa. 
  6. Aprovechar el conocimiento científico disponible para la mejora y el fortalecimiento de los aprendizajes.